El portavoz de sanidad de Ciudadanos, Juanma Gómez, pide tener en cuenta la doble y triple insularidad

"Se debe actualizar el plus de insularidad en Baleares con un mapa propio"
El diputado de Ciudadanos en el Parlament de Baleares y portavoz adjunto de Salud y Servicios Sociales, Juanma Gómez.


03 ene 2023. 08.00H
SE LEE EN 11 minutos
Ciudadanos muestra su estrategia política para abordar los problemas que sobrevuelan la sanidad en Baleares. Como ejes principales, diputado de Ciudadanos en el Parlament y portavoz adjunto del grupo parlamentario de Salud y Servicios Sociales, Juanma Gómez, enumera como prioridades apostar por la "captación y fidelización, el plus de la insularidad, desburocratizar tareas y dotar las áreas de salud de estrategias de respuesta en Atención Primaria, así como levantar peajes".

Gómez, cuyo grupo parlamentario cuenta con cuatro diputados en el Parlament y forma parte de la oposición, añade en una entrevista a Redacción Médica que debe actualizar el complemento de indemnización por residencia, más conocido como plus de insularidad, con un mapa propio, que tenga en la doble y triple insularidad de Ibiza y Formentera, respectivamente, y que tenga como referencia el importe de Canarias, Ceuta y Melilla.

¿Cómo se deben solucionar los problemas de la Atención Primaria?

En Baleares, la situación de carencia de profesionales sanitarios es notable y se extiende a todas las especialidades. El agravante de la insularidad como factor esencial en nuestra comunidad autónoma hace que la situación sea más grave en algunas áreas de salud, donde no está garantizada la equidad sanitaria. En Atención Primaria cada médico tiene una media de 1.700-1.800 tarjetas sanitarias y en Ibiza, durante este año, se ha llegado a las 2.100. En el ámbito hospitalario, en especialidades como Oncología, tampoco se está garantizando la equidad sanitaria en algunas áreas de salud y los facultativos de Mallorca se tienen que desplazar a Ibiza, lo que supone que no puedan dar respuesta a la agenda que tienen de lista de espera, consultas hospitalarias o cirugías no programadas.

¿Por qué se producen estas inequidades?

El déficit de profesionales se produce porque no es atractivo trabajar en la sanidad de Baleares. Aunque es una región atractiva por sus características, el coste de vida hace que muchos se inhiban de venir. Esto, sumado al acceso a la vivienda y el no compensarlo con el complemento de indemnización por residencia, lo dificulta más y sigue habiendo peajes como el tema lingüístico. Entendemos que debe ser un mérito para el acceso a la función pública, especialmente en el ámbito sanitario, y no un requisito. Aunque hay un plazo de dos años para adaptarse, cuando hay carencia se deben intentar plantear facilidades, y el hecho es que en algún momento se exigirá ese conocimiento.

¿Y cómo se remedia esa situación en la Atención Primaria?

Los gobiernos sucesivos no han puesto remedio a los recortes de 2009 a 2012 en sanidad y hacer de Baleares un destino atractivo, de fidelización y captación de personal. Hemos abierto una Facultad de Medicina cuyo estudio inicial indicaba que podía tener ochenta plazas. Y en cuanto a la Atención Primaria, que sea atractiva la Medicina Comunitaria y de Familia en incentivos, que no se desmantele, que las estrategias mejoran la calidad de atención al paciente en ratios y tiempos de atención.

¿Cuál es su receta para revertir las listas de espera en Baleares?

Una ratio y un número de profesionales sanitarios adecuados para bajar la tensión en cuanto a la demora del tiempo de atención. El bajar la lista de espera pasa por una mayor contratación de profesionales sanitarios y fidelización. No se pueden hacer contratos de dos, tres o seis meses como se han venido haciendo. Hay que desburocratizar la labor de personal de Medicina y Enfermería y estudiar cuál es la tarea imprescindible que realice el facultativo.

¿Cómo debe ser la colaboración público-privada en sanidad?

Además, como medida transitoria hemos apoyado la concertación del servicio público de salud con instituciones como San Juan de Dios o la Cruz Roja Española. La Consejería de Salud ha firmado contratos con la red de sanidad privada para implementar medidas que descongestionen la asistencia. Se debe apostar por la captación y fidelización, el plus de la insularidad, desburocratizar tareas y dotar las áreas de salud de estrategias de respuesta en Atención Primaria, como levantar peajes.


"En Baleares no está garantizada la equidad sanitaria entre islas. En Ibiza faltan prestaciones en especialidades como Oncología, mientras que en Menorca el cribado de cáncer colorrectal se activó más tarde"



¿Qué medidas concretas aplicaría para mejorar las condiciones de los médicos y enfermeras?

La correcta retribución pasa por cobrar lo que les corresponde. El factor de la insularidad afecta al coste de distintos aspectos y eso se tiene que compensar en los trabajadores públicos. Pedimos la actualización del complemento de indemnización por residencia, comúnmente conocido como el plus de insularidad. Por otro lado, el catalán debe ser un mérito y no un requisito en el acceso a la función pública de los profesionales sanitarios. Eso lo defienden las asociaciones profesionales, colegios profesionales y sindicatos del ámbito sanitario, no solo Ciudadanos.

¿Se ha avanzado en la actualización del plus por residencia al coste de vida?

No se ha materializado en ninguno de los presupuestos, ni del Estado ni de aquí. El plus de insularidad debe tener un estudio propio de lo que es la realidad de Baleares, donde también hay doble y triple insularidad, con un mapa propio. La referencia es la equiparación al complemento de residencia que hay en Canarias, Ceuta Y Melilla.

¿Se debe facilitar la homologación de médicos extracomunitarios?

Por supuesto, siempre que cumplan los requisitos correspondientes. El problema es que se tiene que agilizar. Ahora mismo hay muchos profesionales sanitarios que están ejerciendo en ámbitos para los que no tienen todavía la homologación, especialmente facultativos, extracomunitarios y también comunitarios, que no tienen la homologación pertinente o les falta algún trámite por cumplir. Hemos exigido que este proceso sea ágil e inmediato, lo que ayudaría a paliar el déficit de profesionales en algunas especialidades.

En Ibiza faltan especialistas en Oncología y se desplazan allí desde Mallorca, a raíz de la suspensión de algunas consultas. En Menorca, el cribado de cáncer colorrectal ha empezado más tarde que en el resto de islas porque también faltaban profesionales. Y, por último, en Baleares no tenemos un Servicio de Alergología, ahora se pondrá en marcha uno en el Hospital Universitario Son Espases.

¿Cómo se puede defender a los sanitarios de las agresiones?

Se han producido varias situaciones y siguen habiéndolas, sobre todo en centros de salud y en el SAMU 061, y algunas en urgencias hospitalarias. Pedimos que haya, además de protocolos, recursos como un elemento disuasorio. Que se establezcan entornos seguros para detectar esas intenciones desde el cribado en la admisión. No puede haber centros de salud sin el factor disuasorio de seguridad. Se tienen que trabajar en todas las áreas de salud campañas eficientes de sensibilización, que no sean simbólicas o muy puntuales, para alertar del delito y sus consecuencias y hacer entender que el profesional, cualquiera, está para ayudar al usuario.

¿Se forman pocos médicos en Baleares?

Se están formando sesenta cada año y ya se ha graduado la primera promoción, que ahora encarará el MIR, otra de las carencias importantes del sistema. Las plazas que se ofrecen en el MIR son insuficientes y se tiene que reformar la norma que lo regula. Sería una manera para incentivar a los médicos de Medicina Familiar y Comunitaria y que se den las plazas que corresponden a las comunidades autónomas que tienen carencias. No obstante, no sirve de nada tener más plazas MIR si no hay incentivos en materia de retribución.

En cuanto a la Facultad de Medicina, estamos pidiendo que pase a tener ochenta plazas, que es lo máximo para lo que está preparada. El decano aseguró en una comparecencia parlamentaria que esa decisión no suponía apenas coste y que había la capacidad docente y el espacio para poder hacerlo. Ahora mismo se está pidiendo al Ministerio, pendiente de confirmar, que pase a tener setenta plazas, que ya sería a partir del curso 2024-2025. Además, el profesorado contratado tiene que estar motivado. Ahora no tiene la retribución y el reconocimiento que le corresponde y es fundamental incentivarlo para que no deje la Facultad de Medicina cuando hay concursos o posibilidad de traslado a otros destinos.


"El catalán es un peaje innecesario que dificulta la fidelización de profesionales sanitarios"



¿Son suficientes las medidas de la Conselleria para abordar la salud mental?

Nunca, pero se ha avanzado bastante. Una vez terminado el Plan de Salud Mental vigente, se está elaborando el que comprende de 2023 a 2027. No obstante, no se está viendo la contratación de psicólogos clínicos, donde hay una carencia importante. La promoción de la salud mental, la prevención de las enfermedades mentales, el trabajar el bienestar emocional desde la promoción de hábitos saludables y la promoción de la salud requiere que el trabajo de los psicólogos clínicos y la incorporación de un mayor número de psiquiatras, donde también hay carencias.

Hemos llevado enmiendas a los presupuestos para incrementar el número de psicólogos clínicos. No se está dando respuesta con el número de Recursos Humanos suficiente a lo que ha supuesto todo el contexto de la pandemia. El Plan de Salud Mental avanza en dotación y en equipos, pero la parte de psicólogos clínicos es fundamental. Faltan especialistas en toda la red sanitaria.

¿Considera que el catalán una barrera para contratar sanitarios?

Es un peaje más y lo han manifestado los propios sindicatos y profesionales. En encuentros con juntas de personal de hospitales, sindicatos representativos de profesionales sanitarios, concretamente uno de la función pública en general, me transmitieron que "el catalán sigue siendo un factor que inhibe a muchos profesionales en la movilidad para que vengan a Baleares", como respuesta a la situación que consideran que impide que las plazas y el destino sean atractivas y los motivos. Además, añadieron que, a su juicio, no debería ser un requisito. Ciudadanos considera que el catalán sigue siendo un peaje, más que un impedimento, innecesario y que dificulta el acceso a la función pública de profesionales y la fidelización de los profesionales sanitarios.

¿Se ha avanzado en la posibilidad de formar veterinarios bajo un modelo MIR, como se aprobó en la Proposición No de Ley presentada por Ciudadanos?

No, cero. Y lo hemos reivindicado en PNL para que sea el Ministerio el que haga esas adecuaciones normativas. Apoyamos la estrategia One Health, que considera que los veterinarios son fundamentales tanto en la estrategia como en la prevención, pero también en asesoría para abordar las enfermedades que vengan por contagio de animales, como esta pandemia. Instamos a que en el sistema de salud se incluya la figura del veterinario y no esté únicamente vinculada al Ministerio de Agricultura y Ganadería. Lo que nos preocupa realmente es que todavía no haya una estrategia que avance hacia One Health.
Las informaciones publicadas en Redacción Médica contienen afirmaciones, datos y declaraciones procedentes de instituciones oficiales y profesionales sanitarios. No obstante, ante cualquier duda relacionada con su salud, consulte con su especialista sanitario correspondiente.