15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

Los pacientes presentan alegaciones ante la "chapuza" de la lista de espera

Stop Listas de Espera prepara un escrito para 'corregir' el Decreto de garantías de espera que prepara la Consejería

Edificio del HUCA, en Oviedo.
Los pacientes presentan alegaciones ante la "chapuza" de la lista de espera
vie 02 junio 2017. 09.05H
Sergio López
La asociación Stop Listas de Espera de Asturias tiene previsto anunciar este viernes que presentará un escrito de alegaciones al Decreto de garantía de tiempos máximos de espera que ha elaborado la Consejería de Sanidad, y que se encuentra en periodo de información pública. Al mismo tiempo, este colectivo ha anunciado que va a iniciar “en las próximas semanas” una ronda de contactos con los grupos políticos “para plantearles nuestras exigencias” y que ya trabaja con la Asociación de Defensa de la Sanidad Pública de Asturias en estas alegaciones.

A juicio del colectivo, el Decreto de garantía de tiempos máximos de espera de la Consejería que acaba de salir a información pública “es una chapuza” y no porta absolutamente nada nuevo en materia de transparencia y de gestión garantista de las listas. “Entre otras cuestiones, creemos que debería mostrar los tiempos de espera reales -la espera media de los pacientes atendidos al cabo de cada mes- y reflejar que el rechazo de una derivación en ningún caso pueda suponer una pérdida de prioridad”.

Por otra parte, se quejan de que el Gobierno del Principado sigue sin publicar los tiempos de espera “reales” para consultas, a juicio de esta asociación de pacientes. “Para técnicas diagnósticas directamente no se publican tiempos, sólo número de personas en espera. La gente, cuando le indican una resonancia o una ecografía, no tiene una referencia oficial de lo que podría tardar, aunque lo que se va conociendo por goteo de casos es demoledor”, asegura un portavoz.

El colectivo también señala que se mantiene a la espera de conocer los datos de lista de espera no estructural de marzo y abril. Estos datos se conocieron en por primera vez en febrero de 2017 por primera vez, y entonces se conoció que ese mes había 2.963 pacientes en lista no estructural. De estos, 1.773 eran rechazos de derivación y el resto “transitoriamente no programables”, por empeoramiento clínico o motivos personales.

La principal queja de Stop Listas de Espera es, pues, “la falta de información completa”, que hace “imposible” determinar si las listas mejoran. “Por los datos que dejan traslucir, en lista de espera quirúrgica el balance es de estancamiento, porque disminuye la lista estructural pero aumenta la no estructural en la misma medida”, consideran desde el colectivo.

Aquí encaja otra de las denuncias del colectivo y que ha sido trasladada a Junta General en alguna ocasión: la sospecha de que “se cambia a los pacientes de cajón, a base de llamadas”. Este colectivo dice tener datos de que siguen produciéndose casos de "llamadas de castigo", en los cuales se dice a la persona que si rechaza la derivación, se pierde la prioridad y se va "al final de la cola".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.