30 de marzo de 2017 | Actualizado: Jueves a las 17:30
Autonomías > Asturias

El HUCA crea la primera unidad de disfagia de la sanidad asturiana

Al frente del equipo multidisciplinar está el médico foniatra del HUCA José María Barroso Rodilla

José María Barroso Rodilla, médico foniatra del HUCA.
El HUCA crea la primera unidad de disfagia de la sanidad asturiana
Redacción
Jueves, 09 de marzo de 2017, a las 10:50
El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha presentado hoy la primera unidad de disfagia de la sanidad pública asturiana formada por un grupo interdisciplinar de 25 profesionales que abordará los trastornos relacionados con la deglución, una alteración que puede afectar a hasta cuatro de cada 10 personas de edad avanzada.
 
Al frente del equipo estará el médico foniatra del HUCA José María Barroso Rodilla, que desde hace un lustro lidera los trabajos del centro en este campo. El trastorno de la deglución o disfagia conlleva problemas o molestias al tragar y las personas que padecen esta enfermedad suelen tener dificultades para formar el bolo alimenticio en la boca o para que éste se desplace desde la boca al esófago.
 
La deglución comporta una rápida coordinación de las estructuras implicadas: la boca, la lengua, la faringe, la laringe y el esófago, y está dirigida por el sistema nervioso, por lo que las causas de este trastorno pueden ser múltiples y son muchas las patologías que pueden causar alteraciones en este proceso. En ocasiones se debe a enfermedades del sistema nervioso, que actúa como coordinador. Éste es el caso de algunos ictus o accidentes cerebrovasculares, de pacientes con Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) o con demencia, parkinson, parálisis cerebral infantil o traumatismo craneoencefálico.
 
La cirugía y la radioterapia de cabeza y cuello y el envejecimiento también pueden provocar disfagia, mientras que en otras ocasiones el problema radica en la cavidad oral y se debe a la ausencia de piezas dentales, alteraciones de la lengua o tumores; o en el esófago, por problemas motores como estenosis, acalasia, o tumores. Este trastorno tiene una alta prevalencia entre los pacientes hospitalizados, de avanzada edad y con enfermedad neurológica.