25 de noviembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:50
Autonomías > Asturias

Asturias renuncia a cambiar el mapa sanitario en su nueva Ley de Salud

El objetivo de la región es "consolidar un modelo sanitario universal, de calidad, equitativo y sostenible"

El consejero de Sanidad del Gobierno asturiano, Francisco del Busto.
Asturias renuncia a cambiar el mapa sanitario en su nueva Ley de Salud
Redacción
Lunes, 03 de julio de 2017, a las 16:00
El consejero de Sanidad del Gobierno asturiano, Francisco del Busto, ha confirmado que el anteproyecto de Salud del Principado de Asturias, que en los próximos meses comenzará su tramitación, no contempla la toma de decisiones sobre el mapa sanitario asturiano, por lo que no incluye propuestas de modificación del diseño actual.

Según ha explicado el Gobierno asturiano a través de una nota de prensa, Del Busto ha decidido omitir este asunto para “evitar fricciones y posicionamientos políticos” que podrían impedir un objetivo mucho más amplio y más importante para la ciudadanía. “Sería bueno para Asturias que esta altura de miras sea denominador común a la hora de valorar y de realizar al texto que ahora presentamos”, ha explicado el consejero.

El dirigente asturiano se ha pronunciado en estos términos en el marco de la presentación del anteproyecto a la Federación Asturiana de Concejos de Asturias (FACC). Del Busto asegurado que su objetivo fundamental es “mantener y consolidar el desarrollo de un modelo sanitario universal, de calidad, equitativo y sostenible, con la mayor capacidad de prestaciones y servicios, que mantiene a los ciudadanos como centro de referencia y que requiere de una gran implicación de los profesionales y una óptima gestión de los recursos humanos y materiales”.

La norma, ha añadido, también pretende fortalecer la confianza de los usuarios en la sanidad. “La exigencia de transparencia en los servicios públicos es también trasladable a los servicios sanitarios y al día a día de la tarea asistencial”, ha asegurado el consejero. Ha destacado, además, que “una información ajustada a las expectativas de la ciudadanía ayuda a fortalecer la confianza, mientras que la desinformación y las dudas generan desconfianza y debilitan la credibilidad”.