20 de septiembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 19:10
Autonomías > Aragón

Nace en Zaragoza la red española de docentes en bioética y profesionalismo

Se ha constituido el marco del XII curso de verano de bioética y profesionalismo de la Universidad de Zaragoza

Docentes participantes en el XII curso de verano de bioética y profesionalismo de la Universidad de Zaragoza (UniZar).
Nace en Zaragoza la red española de docentes en bioética y profesionalismo
Redacción
Lunes, 04 de septiembre de 2017, a las 12:30
Nace la red española de docentes en bioética y profesionalismo. El pasado fin de semana se constituyó dentro del marco del XII curso de verano de bioética y profesionalismo de la Universidad de Zaragoza (UniZar) celebrado en el Colegio de Médicos de Zaragoza. Esta entidad tiene como objetivo "poner en marcha intercambios de experiencias, de metodología incluso intercambio de experiencias en evaluación que es un tema muy difícil, muy complejo en el mundo de la ética", como ha señalado Rogelio Altisent, responsable de la Cátedra de Profesionalismo y Ética Clínica de la Universidad de Zaragoza, y uno de los coordinadores del seminario.

Allí se reunieron profesores de ética de gran parte de las facultades de medicina de España. Las jornadas han estado coordinadas también por Emilio Sanz, profesor de Ética Médica en la Universidad de la Laguna. Tal y como ha señalado Sanz, “en el encuentro hemos constatado varias cosas: la primera es la gran variabilidad de los programas, de las asignaturas, de los cursos donde se imparten, de la metodología docente…y por otra la necesidad que tenemos todos de intercambiar experiencias, actividades docentes formas de evaluación”.

De allí ha surgido la creación de esta red de docentes en la que también se incluye al Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina, a los estudiantes de medicina y a la representación oficial de los estudiantes, con objeto de "intentar coordinar mejor las actividades", de hacer proyectos comunes de investigación en materia de docencia y de bioética. Y en definitiva, señala Sanz,  "en dejar de estar solos y estar unidos de una forma profesional y concreta”.

En el seminario han participado docentes de varias universidades públicas y privadas españolas, que imparten docencia en bioética, ética médica, profesionalismo, humanidades médicas. Ha habido representantes de las facultades de Gerona, Lérida, Barcelona, Navarra, Extremadura, La Laguna, Córdoba, Francisco de Vitoria, Valencia y Zaragoza.

La complejidad de la enseñanza de la ética

Por su parte, Rogelio Altisent, ha reconocido que tradicionalmente la ética ha sido compleja en su enseñanza,“incluso se puede decir que a veces hemos sido hasta aburridos en la forma de enseñarla”. Pero ha manifestado que “este grupo de docentes y alumnos está  con un empeño muy importante en ver de qué forma conseguir que el alumno se motive, que tenga interés por integrar en su formación intelectual, que la dimensión ética del ejercicio profesional es decisiva para la calidad asistencial”.

En este sentido, ha subrayado Altisent la importancia de integrar en esta red al Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina: “éste es uno de los valores añadidos de este curso de verano donde hemos conseguido la sinergia entre profesores y estudiantes. Esto no es sencillo de hacer, pero es una fórmula espléndida. Es interesantísimo poder escuchar el feedback de lo que los alumnos dicen cuando los profesores explicamos lo que nos preocupa, lo que nos cuesta, y que ellos puedan decir lo que más les interesa, y donde podemos mejorar en el modo de enseñar o de implicarse ellos más” ha señalado.

La OMC apoya la creación de nuevas Cátedras de Bioética

En representación del presidente de la OMC, que por cuestiones de agenda no pudo desplazarse a Zaragoza, la presidenta del Colegio de Médicos Concha Ferrer ha participado en el seminario. Tal y como ha explicado, “la docencia no sólo pertenece a la universidad, sino que es importantísimo promoverla y mantenerla desde los colegios de médicos, de ahí que los colegios profesionales apuesten por colaborar en que cada vez existan más cátedras de bioética  a las que se pueda patrocinar, y que sean el soporte del aprendizaje y el desarrollo de la bioética a lo largo de toda la profesión médica”.