17 nov 2018 | Actualizado: 10:10

La plantilla de la sanidad andaluza crece un 3% desde 2012

Salud destaca que este incremento se sitúa por encima del registrado en el Servicio Nacional de Salud, 0,69%

La consejera de Salud, Marina Álvarez, durante su intervención en la Comisión de Salud extraordinaria.
La plantilla de la sanidad andaluza crece un 3% desde 2012
lun 04 septiembre 2017. 14.00H
Redacción
La consejera de Salud, Marina Álvarez, ha destacado este lunes durante su intervención en Comisión de Salud extraordinaria que la plantilla del Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha crecido un 3,02% desde 2012, pasando de 90.770 efectivos netos a 93.462 en 2017, cifra a la que habría que añadir la próxima contratación de cerca de 400 profesionales en el ámbito de Atención Primaria.

El incremento de 2.692 profesionales más se sitúa por encima del registrado en el Servicio Nacional de Salud, 0,69% frente al 3,02% en Andalucía, según los datos del Boletín Estadístico de personal al servicio de las administraciones públicas y los propios datos del SAS, ya que dicho boletín recoge los datos hasta enero de 2017 y no incluye, por tanto, la importante incorporación de profesionales que Andalucía ha experimentado a lo largo de este año como consecuencia, entre otras medidas, de la aplicación de la jornada de 35 horas.

Tal y como ha destacado la consejera de Salud, “este incremento de profesionales sitúa a Andalucía en una posición ventajosa, a pesar de las dificultades impuestas por el Gobierno de la nación”. 

Prioridades en Andalucía

Según ha destacado Álvarez, el mantenimiento del empleo en el sistema sanitario público andaluz se ha producido “a pesar de las medidas impuestas por el Gobierno central”. Así, ha recordado que el Gobierno, a partir del año 2013, limitó la tasa de reposición de los profesionales que se jubilaban. “Esta medida, sumadas a las fuertes restricciones económicas, impidió crear nuevas plazas de personal interino vacante y normalizar al personal eventual”, ha subrayado la consejera de Salud.

Además, en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2012, se amplió la jornada laboral de todos los empleados públicos a 37,5 horas en cómputo semanal, “uno de los aspectos que más desmotivación y descontento ha producido entre los profesionales sanitarios”, ha destacado la consejera de Salud. De hecho, Marina Álvarez ha recordado que “la suma de estas medidas representaron en ese momento y en los años posteriores un efecto de claras consecuencias negativas para el sistema sanitario público de Andalucía y para el Sistema Nacional de Salud”.

Como ha explicado la titular andaluza de Salud, “cada uno de los servicios regionales ha tenido que tomar decisiones en función de sus prioridades”. Así, la consejera de Salud ha recordado que, desde el Gobierno andaluz, se aplicó un conjunto de medidas para intentar minimizar los efectos de las decisiones del Gobierno Central. En este sentido, la decisión de reducir en un 25% la jornada laboral del personal laboral, fue una medida adoptada para evitar el despido de más de 7.000 profesionales por la aplicación de las 37,5 horas semanales.  

Álvarez ha destacado que "hay que tener en cuenta que Andalucía tiene el mayor volumen de plantilla de profesionales sanitarios del conjunto del Sistema Nacional de Salud”.






Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.