19 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 19:30
Autonomías > Andalucía

El Reina Sofía salva a un joven boliviano al que se le negó la intervención

Los profesionales han intervenido al paciente que padecía complicaciones de una cardiopatía congénita

Fachada del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba.
El Reina Sofía salva a un joven boliviano al que se le negó la intervención
Redacción
Martes, 01 de agosto de 2017, a las 12:00
La Unidad de Pediatría del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha practicado con éxito una compleja sustitución valvular con implante de tejido y plastía pulmonar tras cinco años de seguimiento clínico a un paciente que presentaba complicaciones de una cardiopatía congénita.

El paciente, de origen boliviano, viajó hasta España en 2012 para solicitar es intervención compleja que ya le habían negado Chile, Colombia, y Argentina o, incluso, Bolivia. Una operación de que la se hizo cargo el centro sanitario. Por aquel entonces, el menor de edad presentaba un cuadro con diversas complicaciones derivadas de una intervención que le realizaron en Bolivia en el año 2003, donde le operaron de una cardiopatía congénita compleja llamada tetralogía de Fallot.

Según ha explicado la madre del paciente, el niño fue intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones en Bolivia. La primera fue cuando, con cuatro años, sufrió una embolia gaseosa que le provocó la pérdida de la visión, por lo que no pudo repararse su corazón y lo ha mantenido, hasta la intervención, en una "situación clínica muy delicada".

La segunda intervención llegó tras presentar hipertensión pulmonar severa. Fue aquí cuando se le realizó una dilatación de la válvula pulmonar para evitar un paro cardiaco. Pero requería de la implantación de una "válvula humana", un procedimiento que no es posible en su país de origen y que, tras pedir a numerosos países la intervención fue el Hospital Reina Sofía en 2012 cuando asumió este caso.

El centro sanitario llevó a cabo el seguimiento de cinco años para evitar que el paciente empeorara y necesitara de más intervenciones quirúrgicas. Así, tras los indicios de cansancio que presentaba el paciente, el equipo multidisciplinar decide hacer una revisión cardiológica, entre otras pruebas.

Estos resultados indicaban que los defectos residuales de la cirugía previa causan una importante repercusión cardiaca en el paciente, por lo que el equipo de profesionales decide traerse a España a la madre y al hijo para realizar la cirugía.

El paciente fue intervenido el pasado 12 de julio y, tras trece días de baja hospitalaria, se determinó que la evolución era favorable por lo que se le dio el altal hospitalaria. Sin embargo, los profesionales han apuntado que, de no "haberse sometido a esta intervención, el paciente hubiera podido sufrir insuficiencia cardiaca, arritmias y edemas".