Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Responden con risas a la petición de socorro de un paciente antes de morir

El anciano reclamó la presencia de las enfermeras pero finalmente acabó falleciendo

Momento en que el anciano pide ayuda porque no puede respirar.
Responden con risas a la petición de socorro de un paciente antes de morir
Redacción
Lunes, 20 de noviembre de 2017, a las 16:50
El veterano de guerra James Dempsey, de 89 años, falleció en el Centro de Cuidado y Rehabilitación de Atlanta en 2014 después de haberse sentido indispuesto y haber solicitado la presencia de las enfermeras porque no podía respirar. 

En un vídeo grabado con cámara oculta que ahora ha hecho público Fox News, puede verse cómo el anciano acciona el timbre pidiendo ayuda porque le falta el aire, por lo que aparecen en su habitación las enfermeras que, lejos de mostrar preocupación, no le dedicaron especial atención e incluso se reían entre ellas mientras trataban de poner en funcionamiento una máquina de oxígeno. 

La familia del anciano demandó a la residencia tras ver las imágenes de la cámara que habían colocado en la habitación, pero no quisieron hacer declaraciones puesto que habían llegado a un acuerdo judicial. Los abogados del centro, además, intentaron que el vídeo no saliera a la luz, pero el juez dictaminó que podía hacerse público, motivo por que cuál acaba de ser difundido por los medios norteamericanos. 

Según el reportaje de la cadena estadounidense, las profesionales tardaron más de una hora en llamar a emergencias, y para entonces el anciano había fallecido. 

En el juicio las enfermeras se defendieron alegando que en cuanto se percataron de que Dempsey había dejado de respirar fueron a prestarle ayuda, pese a que en las imágenes ninguna aparece apurada por la situación del anciano. La supervisora se defiende hablando de un desafortunado error, pero esta versión es puesta en duda por el propio vecino de la víctima. También el testimonio de otra encargada de formar enfermeras critica que en más de dos décadas de trayectoria nunca ha visto semejante actitud "deshumanizada" con la vida de una persona. 

La residencia donde permanecía el veterano de guerra conoció la existencia de las imágenes un año después, pero no fue hasta diez meses más tarde cuando tomó medidas.