Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:00

Un minicorazón artificial salva la vida de una pequeña de tres años

Se trata de un dispositivo del tamaño de una pila AA que se alimenta de una batería externa

Imagen del dispositivo cardiaco.
Un minicorazón artificial salva la vida de una pequeña de tres años
Redacción
Lunes, 23 de abril de 2018, a las 18:00
El equipo del cirujano Antonio Amodeo ha conseguido salvar la vida de una niña de 3 años con el implante de un dispositivo que simula un corazón artificial del tamaño de una pila AA. La intervención se ha llevado a cabo en el Hospital Niño Jesús de Roma con una autorización extraordinaria para la operación, puesto que el sistema de minicorazón aún se encuentra en periodo de prueba. 

Según informa el diario La Repubblica, se trata de una bomba cardiaca en miniatura, que requirió del permiso oficial de la FDA norteamericana y del Ministerio de Salud italiano, puesto que se trata de un ensayo clínico y es la segunda vez que se lleva a cabo, después de un primer avance en 2012. 

La pequeña padece una cardiomiopatía dilatada que la había situado ya en la lista de espera para recibir un trasplante de corazón, y se había sometido a una implantación en Berlín de un órgano artificial paracorpóreo que requiere la ayuda de una consola externa conectada con cánulas en el pecho del paciente y un episodio de hemorragia cerebral de la que se va recuperando lentamente. Más tarde, para la recuperación de la función cardiaca, se intentó sin éxito la extracción del corazón instaurado en Berlín. 

A la pequeña se le facilitó entonces una asistencia cardio-circulatoria puesto que además sufrió una infección de los implantes de las cánulas. La única opción terapéutica para salvar la vida de la niña la representaba el minicorazón como bomba torácica que se alimenta a través de una cavidad abdominal. 

Sin hospitalización 

Este minicorazón artifical es un modelo torácico que se alimenta de una batería externa, y su ventaja es que no requiere la hospitalización del paciente hasta el momento del trasplante. Su uso, además, alcanza a menores hasta los 10 años de edad. 

Aunque los ensayos clínicos comenzarán en Estados Unidos en los próximos meses, el Niño Jesús romano liderará el proyecto europeo para obtener la marca CE. "Si el ensayo que se espera que comience en 2018 confirma menos morbilidad y mortalidad, es una verdadera revolución en elmundo de la asistencia pediátrica para los próximos 20 años", aseguró Antonio Amodeo, responsable del trasplante del corazón artificial.

"Debemos tener en cuenta que la mayoría de la asistencia circulatoria mecánica pediátrica se hace dentro de los tres primeros años de vida, cuando los pacientes son más pequeños. De ahí que el uso de la minibomba cardiaca pueda ser un punto de inflexión", sentencia el cirujano.