Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Un grupo de anarquistas griego amenaza a un médico con "cortarle la mano"

El profesional sanitario recibe supuestamente sobornos de pacientes para que puedan ser operados en hospitales estatales

Un miembro del grupo anarquista Rouvikonas.
Un grupo de anarquistas griego amenaza a un médico con "cortarle la mano"
Redacción
Jueves, 26 de octubre de 2017, a las 13:40
La asociación de médicos del hospital de Atenas y el Pireo (EINAP) ha condenado en un comunicado la agresión protagonizada por el grupo anarquista Rouvikonas, después de que varios de sus miembros irrumpieran este miércoles en un consulta médica del hospital Evangelismos de Atenas y amenazaran con “romperle la cabeza” a un médico si no dejaba de aceptar sobornos de pacientes para someterse a operaciones quirúrgicas.

Así lo ha explicado la asociación médica en un comunicado, en el que explica que la violencia no resolverá los graves problemas a los que se enfrenta el sistema sanitario del país. El grupo anarquista ha publicado en su página web un vídeo en el que aparecen varias personas encapuchadas irrumpiendo en una consulta médica y amenazándole con “romperle la cabeza si continuaba aceptando sobornos”.

"Solo la oposición organizada del personal sanitario médico en colaboración con los pacientes se podrá resolver este grave problema”, en referencia a los sobornos de algunas personas.

Según recogen medios helenos, los griegos se ven obligados a entregar a los médicos un fakelaki (un "sobre pequeño" con dinero) para su tratamiento en hospitales estatales.  

"Si descubrimos otra vez que aceptó un fakelaki, mostraremos su foto y su nombre a todo el hospital para que sepan quien acepta estas prácticas", se escucha decir a uno de los anarquistas en el vídeo. "Si continúas haciendo este tipo de cosas, iremos a tu casa y te romperemos la cabeza”, afirma otro hombre, que enfatiza en el mismo vídeo que si los detienen y van a la cárcel, volverán a romperle la cabeza y esta vez le cortarán la mano.