"Cuando me destinaron a la enfermería UCI-Covid pensé en salir corriendo"

Una enfermera relata la ansiedad que siente al volver a tratar pacientes graves con coronavirus

Fotografía publicada por @enfermera_de_urgencias en su perfil de Instagram
"Cuando me destinaron a la enfermería UCI-Covid pensé en salir corriendo"
dom 18 octubre 2020. 15.00H
Los primeros meses de la pandemia de Covid-19 fueron muy duros para los profesionales sanitarios, que se enfrentaron a un virus desconocido, interminables horas de trabajo y un colapso sanitario que arrasó con su fuerza moral y física. Estas semanas atrás, han advertido que la segunda ola de coronavirus se presentaba de la misma forma y ya hay decenas de testimonios que muestran su desgaste.

La última en expresar su ansiedad hacia esta situación ha sido una enfermera de Urgencias, quien relata a través de una publicación de Instagram cómo se sintió al saber que "era candidata" a subir a UCI para tratar a pacientes graves con Covid-19 a pesar de todo lo que ha visto y tantas veces ha atendido.

"Cuando me dijeron que tenía que subir a la UVI porque faltaba una enfermera lo primero que pensé fue en salir corriendo (soy una cagada), tenía ganas de llorar y no quería volver a verme en la situación que viví en los meses que estuve en UVI", expresa esta sanitaria, "Cuando subí la verdad que estaba súper perdida, revivir todo otra vez, ponerme delante de un respirador, de un intubado... eso me da mucho respeto".

"Pensaba que no iba a acordarme de nada, ya que cuando en mayo me devolvieron a mi servicio juré olvidar esa experiencia que tan mal me había hecho pasarlo y pensaba que había olvidado todo lo que aprendí esos meses, pero para nada fue así", continúa detallando esta enfermera. Su testimonio ya supera los 250 comentarios y más de 1.600 likes.

La sanitaria explica que se sintió orgullosa "de no entrar en ataque de pánico" y recordar más de lo que creía, aunque confiesa que la UCI-Covid estaba mejor montada que la se montó en la primera ola. "No os imagináis la ansiedad que te entra cuando te llevan a un servicio así de especial como es una unidad de críticos y sabes que no controlas lo que te gustaría. Y ahora aquí estoy sentada delante de mis apuntes de la oposición empollándome respiradores y modos ventilatorios".

"Se quedó en la puerta llorando"


"Esta vez, estaré más preparada y ojalá consiga perderle el miedo que tengo a esas “máquinas que pitan”, expresa y detalla que esta semana ya ha abierto una cuarta UCI para pacientes Covid en los quirófanos.

Los mensajes de apoyo no han tardado en llegar y cientos de compañeros de profesión que comparten su punto de vista y su miedo. "Ni eres una cagada, ni eres una dramática... Ante todo eres persona y como tal tienes tus miedos e inseguridades. Y quien no en esta situación. Sé de lo que estás hablando... Te deso lo mejor y mucha fuerza. Aunque sé que a estas alturas ya quedan menos", responde una sanitaria.

"Yo tuve alguna compañera a la que mandaron a trabajar a la UVI y se quedó en la puerta llorando, incapaz de entrar", expresa otra usuaria. "Dejando a un lado el plus de ansiedad que conlleva la pandemia, para las enfermeras que nos ha tocado danzar de un lado a otro, es tan estresante, tiene un campo ed trabajo tan amplísimo.... espero que en generaciones futuras se reconozca y la enfermería se especialice", apunta una enfermera. 

Hace una semana nos dieron la noticia de que “algunas enfermeras afortunadas” habíamos sido seleccionados a dedo para subir a la UVI. La verdad que desde que nos dieron esta noticia y supe que estaba en esa gran lista de candidatos que cumplen “ el perfil de críticos” sufro una ansiedad que ni yo sabía que tenía. Si ansiedad, me cuesta reconocerlo pero la tengo y la he tenido durante esta semana en varias ocasiones. Eso que tanto he visto en urgencias y que tantas veces hemos atendido.... La verdad que sabía que iba a ser pronto pero no tan pronto claro , ayer cuando llegue a mi puesto de urgencias y me dijeron que tenía que subir a la UVI porque faltaba una enfermera lo primero que pensé fue en salir corriendo ( soy una cagada) tenía ganas de llorar y no quería volver a verme en la situación que viví en los meses que estuve en UVI. Soy una dramática, lo sé. Cuando subí la verdad que estaba súper perdida, revivir todo otra vez, ponerme delante de un respirador, de un intubado..... eso me da mucho respeto. Pensaba que no iba a acordarme de nada, ya que cuando en Mayo me devolvieron a mi servicio juré olvidar esa experiencia que tan mal me había hecho pasarlo y pensaba que había olvidado todo lo que aprendí esos meses, pero para nada fue así. He de decir que superé la tarde sintiéndome orgullosa de no entrar en “ataque de pánico”. Recordaba mucho más de lo que creía. También es verdad que la UVI a la que fui ayer estaba “bien montada” y nada que ver con el desastre de biblioteca-UVI que montaron por la situación de gravedad que pasamos. La organización y el orden dentro de una habitación de un paciente es tan importante y más en casos así. También el equipo que trabaja incansablemente, que tienen la paciencia de que cada día lleguemos una persona nueva y nos expliquen todo una y otra vez ( mi máxima admiración ). No os imagináis la ansiedad que te entra cuando te llevan a un servicio así de especial como es una unidad de críticos y sabes que no controlas lo que te gustaría. Y ahora aquí estoy sentada delante de mis apuntes de la oposición empollándome respiradores y modos ventilatorios. ( continúa en comentarios)


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.