Víricö

El enfermero Joan Pons publica un libro a modo de terapia frente a lo que ha vivido en la UCI Covid-19

"Enfermería tiene que levantar la voz, hemos vivido en una afonía crónica"
El enfermero catalán Joan Pons.


12 may 2021. 18.00H
SE LEE EN 7 minutos
Joan Pons Laplana tuvo que dejar Barcelona hace 24 años al no encontrar un emplo estable de enfermero y, sin saber casi inglés, se lanzó a la aventura a Reino Unido donde actualmente trabaja en gestión de Enfermería. Sintió mariposas en el estómago la primera vez que ayudó a un paciente, pero se chocó contra un sistema que casi consigue acabar con él. Sin embargo, en 2018 fue condecorado como Enfermero del Año, ha sido reconocido como uno de los tuiteros más relevantes contra el Brexit, estos últimos meses ha estado en primera línea frente al Covid y ha participado en el ensayo de la vacuna de Astrazeneca.

Coincidiendo con el Día Interncional de la Enfermera, Pons lanza su libro 'Destino y Esperanza' como una terapia ante lo vivido en la UCI Covid-19 del Hospital de Sheffield. En él relata "desde el corazón, pero sin pelos en la lengua" todos los pasos que ha dado como enfermero y espera que su testimonio ayude a otros profesionales que se encuentren con las mismas encrucijadas a las que se ha enfrentado él.

¿Cuándo y por qué decidió comenzar a escribir este libro?

Dejé el despacho de dirección para trabajar en primera línea contra el Covid-19 en la UCI cuando comenzó la pandemia. Lo que vivimos ahí fue terrible y una de las terapias que me recomendó mi terapeuta fue escribir mis sentimientos ya que lo que yo hacía al llegar a casa era reprimir todo. Y mis tíos, que son escritores, me propusieron contar toda mi historia: desde que me fui de España a todo lo que he hecho en Reino Unido hasta el día de hoy. Mi lucha para mejorar la Enfermería, cambiar el sistema y poner al paciente en el centro de todo; como conseguí sobrellevar el trabajo a ser condecorado como enfermero del año, y cómo fui uno de los tuiteros contra el Brexit más relevantes.

¿Le gustaría volver a España?

Es la espina que tengo clavada. Me habría gustado hacer la carrera que he hecho en UK en España, pero bueno todavía soy joven. 45 años, me quedan 20 años de carrera, así que si me ofrecieran un puesto de trabajo acorde a las condiciones que tengo en Reino Unido probablemente no lo dudaría.

En el libro habla sobre los protocolos y tu entrentamiento al sistema, ¿qué consejo le daría a un enfermero que se encuentra en una situación similar a la tuya?

Que no se crea invencible, cambiar el sistema es muy duro, pero la unión hace la fuerza. En mi caso, el sistema me señalo como el culpable y estuve a punto de perderlo todo. Aprendí que el sistema no se puede vencer solo, es importante buscar ayuda, crear un movimiento con otra gente. Seguro que habrá alguien que piensa como tú, en mi caso mi apoyo fueron las redes sociales.

¿Cómo sobrevive a la crispación que se vive en las redes hoy en día?

Las redes sociales tienen cosas buenas y malas. Por ejemplo, yo no entro en debate con los negacionistas porque no se les puede convencer, pero sí intento comunicar con positivismo y esperanza, unir a la gente, que es lo más importante. En el libro se refleja muy bien, lo más importante es tener esperanza, cuando yo la he perdido he entrado en depresión. Por ese motivo cuando empezó la pandemia me decidí a ser más visible para que la gente no perdiera la esperanza, cuando se pierde es lo peor que puede pasar.


"Pedir ayuda no te hace peor enfermero, peor padre o peor hombre. Al revés, te hace mucho mejor enfermero y mejor persona"




En 'Destino y Esperanza' también hablas de la falta de salud mental, ¿cree que los enfermeros piden ayuda a tiempo o hay todavía prejuicios? 

En 35 años no me ha preocupado de mi salud mental y sí de mi salud física. Especialmente con hombres, está la espectativa de que si eres enfermero no puedes mostrar una debilidad. No se puede ignorar la salud mental, yo si la ignora peto. He aprendido a reconocer los signos de alarma, y en el 2020 pedí ayuda antes. No por pedir ayuda eres peor enfermero, peor padre o peor hombre. Al revés, te hace mucho mejor enfermero, mejor humano. Tiene que haber un balance, no puedes estar sano físicamente si no lo estás mentalmente.

También relata tu paso por el ensayo de la vacuna de la Universidad de Oxford y Astrazeneca, ¿cuál es su opinión ante la decisión de cortar el contrato entre la farmacéutica y la Unión Europea?

Estamos en un momento de emergencia, y tenemos que usar todas las armas disponibles. Todas las vacunas son muy efectivas y prevén la mortalidad, ahora que se ha visto que hay algunas que tienen menos efectos secundarios y más efectividad, de cara al futuro se debe escoger la mejor vacuna. En este caso la mejor es la de Pfizer, obviamente no es que esté en favor de la de Oxford a ciegas por haber participado en el ensayo, pero la recomiendo como profesional porque la posibilidad de tener un coágulo es nula, pero ahora sí hay vacunas mejores. Durante la pandemia con todas porque el tiempo son vidas, pero de cara al futuro 2022-2023 me parece muy bien que se ofrezca a los ciudadanos lo mejor.

¿Espera que la pandemia de Covid-19 consiga un cambio a mejor en la sociedad?


Tenemos que aprender de lo que ha pasado con el Covid-19, antes nos quejabamos de que no teníamos tiempo de nada, eramos una sociedad de consumo. El Covid también nos ha dado tiempo y nos ha enseñado que lo más valioso no son las cosas caras si no estar con los amigos, un abrazo a tus abuelos, y esto lo dábamos por hecho. Cuando salgamos de la pandemia ojalá lo hagamos con otros valores y volvamos a la solidaridad, que se han perdido en el consumismo.


"No tengo ningún problema con los médicos, pero es que no solo existen ellos"




¿Qué significa para usted ser enfermero?

Estoy orgullosísimo, el Covid nos intentó robar el protagonismo al año de la enfermería, pero yo creo que no ha sido así, hemos podido abrir las puertas y las ventanas a lo qué es la profesión. La gente se debía pensar que estábamos cómo Florence Nightingale, pero el Covid ha permitido que los enfermeros vayamos a los debates de salud. No tengo ningún problema con los médicos, pero es que no solo existen ellos. Creo que ahora los medios de comunicación nos ven como un referente de esta pandemia al lado del resto de los profesionales.

Para finalizar, ¿qué cambios cree que necesita Enfermería?

Tenemos que perder el miedo a levantar la voz, siempre de una forma positiva. Creo que nuestra profesión ha vivido siempre bajo una afonía crónica. Ahora que hemos podido dar un paso adelante, no podemos dar uno atrás. Tenemos que continuar enseñando lo maravillosa que es Enfermería, pero también mostrar lo que hay que mejorar, como nuestras condiciones laborales, los contratos -yo me fui de España porque estaba trabajando llevando pizzas y 21 años después tengo compañeros que siguen con contratos basura-. Hay que continuar batallando para que nos tomen en serio porque sin Enfermería el sistema sanitario no funciona.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.