Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00

El rap más crudo para denunciar la Sanidad pública en España

"Yo no quiero listas de espera que desesperen, que aumenten el dolor que el enfermo padece" es uno de los versos

María García, en el plató de Ondaluz.
El rap más crudo para denunciar la Sanidad pública en España
Redacción
Viernes, 17 de noviembre de 2017, a las 14:15
La periodista María García cantó esta semana un rap en Cadena SER Ronda en el que "describe el estado de la Sanidad pública en España", tal y como el Nuevo Hospital Serranía Ya ha publicado este jueves en su canal de Youtube.

El vídeo publicado por el Nuevo Hospital Serranía Ya

En su locución, la periodista critica en primera persona numerosos aspectos de la Sanidad pública: “Yo no quiero Sanidad de primera y de segunda. Yo no quiero que el dinero elija tu terapia, ni que tu apellido marque tu cura. Yo no quiero recortes en profesionales. Yo no quiero graduados haciendo maletas, huyendo de su tierra porque aquí ven sus sueños apagarse. Yo no quiero ver Urgencias saturadas ni a mayores en pasillos mientras siguen cerrando plantas".

“Yo no quiero irme a estudiar fuera y que mi tarjeta no valga y que, por ser de otra comunidad, mi historial ya no salga. Yo no quiero un hospital nuevo, tras años y años de retraso, de vanguardia y pionero. Yo no quiero que me atiendan seis minutos y que, casi sin mirarme, me den una receta con prisas, para que no se alargue el turno. Yo no quiero guardias de 48 horas ni médicos esquivando a Morfeo, sin descanso, sin dormir y con miedo", continúa.

“Yo no quiero diagnósticos a destiempo, ni que una vida se acabe porque una prueba no haya llegado a tiempo, ni cifras maquilladas, ni que pasen dos años hasta que me vuelva a ver el médico. Yo no quiero listas de espera que desesperen, que aumenten el dolor que el enfermo padece, que los resultados ya no le valgan. Yo no quiero que te manden a casa para dejar libre una cama”, prosigue.

“Yo sí quiero a gente que se mueva, asociaciones que curen lo que no cura el sistema; a plataformas que se mantengan en la batalla diaria; a mujeres con garra, que se echen a la calle, que recojan firmas y las presenten ante el gigante que siempre ha tenido en su mano la llave para que todos estos problemas de una vez se acaben”, concluye.