Víricö

Un enfermero plantea una paradoja de física cuántica para pedir a los pacientes que no abran la puerta de la consulta

El gato de Schrödinger y por qué no abrir la puerta cerrada de la consulta
Cartel colgado en la consulta de Atención Primaria.


09 jun 2019. 17.30H
SE LEE EN 4 minutos
Hay dos formas de sobrellevar la sobrecarga asistencial en Atención Primaria: con paciencia o con humor. Y la segunda es la fórmula que ha escogido un enfermero para pedir a los pacientes que no abran la puerta de la consulta si está cerrada, puesto que "podría acabar con el Universo".

La reflexión del profesional es clara: ¿qué pasaría si el paciente que abre la puerta se pusiese en el lugar de la persona que está dentro de la consulta?

"No abrir la puerta si está cerrada. Podría ser usted quien estuviera dentro (y eso generaría una paradoja espacio-tiempo que podría acabar con el universo). Gracias", puede leerse en un cartel colocado en la puerta de la consulta.


Ahondando un poco más en esta paradoja, el enfermero @barimiguel que ha reclamado como propia la autoría del cartel, ha publicado otro en el que explica un poco más el problema de la interpretación de esta paradoja, así como el principio de incertidumbre enunciado por el físico austríaco Erwin Schrödinger. Además, no es la primera vez que esta paradoja se utiliza como método disuasorio para abrir las puertas de las consultas.

"Si ven la puerta cerrada, y extrapolando la paradoja de Schrödinger (el del gato en una caja), podemos deducir que: Si eres clásico, dirás que puede haber o puede no haber paciente. Si eres más afín a la mecánica cuántica, hay y no hay a la vez un paciente dentro…"

El experimento mental ideado por el físico enunciaba la posibilidad de que un gato estuviese encerrado en una caja junto con un frasco de gas venenoso y un dispositivo con una partícula radioactiva con el 50 por ciento de posibilidades de desintegrarse y producir la muerte del animal. De esta forma, un observador externo podía pensar que el gato estaba vivo o muerto. O vivo y muerto a la vez. Esto es el principio de incertidumbre (aunque la explicación es un poco más compleja y aquí la puedes encontrar de forma más detallada).


Deja que fluya la magia


Haciendo gala de buen sentido del humor, y por si acaso alguien quiere salir del estado de incertidumbre, el enfermero ha explicado a los (im)pacientes qué es lo importante del experimento.

"Sea como sea, si ves la puerta cerrada, solo te digo que, lo bonito de Schrödinger es la propia incertidumbre, así que no abras la puerta y deja que fluya la magia del momento. Además, ya salgo yo a llamaros. Gracias".

Las reacciones al cartel también han sido de lo más hilarantes y tanto profesionales como pacientes han aplaudido la ironía. De hecho ha sido una paciente la que ha publicado la imagen en Twitter, y ante la avalancha de 'retuits' y 'me gusta' se ha dado a conocer la identidad del enfermero.

No obstante también ha habido quien se ha mostrado menos optimista. "La gente lo leerá pero ya te digo que les va a dar igual, la puerta la abren sí o sí", señalaba un usuario de esta red social.


Homenaje a Punset


Tal como ha explicado el enfermero en su cuenta personal, el primer cartel fue un homenaje póstumo al divulgador científico Eduard Punset. Además el enfermero ha agradecido la buena repercusión del aviso.


"Cuando colgué el cartel en la consulta, no pensé que fuese a tener tanta repercusión (buena) en las redes. Lo hice al igual que dejo abierta la puerta con música relajante, o salgo y charlo con los allí presentes. Porque la espera se hace más llevadera así... me alegro que guste…" ha dejado por escrito en Twitter.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.