Víricö

Julián Ezquerra, médico de Familia, cuenta cómo le ha afectado esta crisis tras perder a varios familiares

"La crisis del coronavirus me ha hecho ansiar la jubilación"
Imagen de Julián Ezquerra en su perfil de Twitter


23 nov 2020. 17.00H
SE LEE EN 6 minutos
La carga que soportan los sanitarios en España es cada vez más grande. El cansancio y el estrés se han multiplicado después de ocho meses en los que apenas ha habido un respiro. La pandemia no solo les ha robado tiempo y fuerzas sino también vidas. Dentro y fuera del hospital.

Para muchos, esta es sin duda la peor parte de la crisis y lo que la convierte en "la más grave de los últimos 100 años", según explica Julián Ezquerra a Redacción Médica. En sus años como médico de Familia, ha tenido que hacer frente a otras dos, la de la colza y la del HIV. La primera, "afectó a mucha gente, pero fue limitada. Las secuelas han persistido durante muchos años". "El HIV me estalló de lleno y vi morir a muchos pacientes. Sabíamos a quien afectaba, fue mas limitado, aunque muy duro si lo veías en tus pacientes".

Con todo, la del Covid-19 está resultando ser la más dura, especialmente en el terreno personal. "Ya se ha llevado la vida de mi hermana, mi hermano y tres tíos". La noticia del fallecimiento de su tía fue precisamente lo que le condujo a este "desahogo tuitero" en forma de hilo. 



"Aún no sabemos como controlarla y nos está cambiando el modelo de vida. Sin duda, en lo personal, la mas dura crisis sanitaria que he conocido", reconoce el facultativo, sorprendido con la buena acogida que ha tenido su testimonio en las redes. 

Jubilación anticipada sobre la mesa debido al Covid


Vivir esta experiencia en primera línea, con todo lo que ella conlleva, ha hecho que algunos profesionales se planteen incluso una jubilación anticipada. La "mala situación" que enfrentan los facultativos en España tampoco ayuda, según Ezquerra, que ha pasado de ver su retiro con cierta pena a "ansiarlo" tras esta crisis


"Ahora cada día la deseo más. Olvidar lo que está pasando y poder pensar en otras cosas", reconoce, dispuesto a "disfrutar de las cosas sencillas" como "pasear por el campo, ir al Museo del Prado o pasar tiempo con sus hijos o sus nietos". "Cada día pienso, como los presos, un día menos para la libertad." 

El facultativo confía en que dicha "libertad" llegue con la pandemia ya estabilizada. "Creo que las cosas mejorarán a lo largo de 2021", afirma, convencido de que la gente "está mentalizada y se está protegiendo más". Aún así, asegura que esta crisis "va a permanecer y conviviremos con ella durante un tiempo". 

En cuanto a la vacuna, no sabe si será la solución pero sí cree que vaya a ayudar a cambiar el transcurso de la pandemia. En este sentido, cree que se debería aumentar el número de profesionales disponibles para hacer frente a la campaña de vacunación. Solo la de la gripe, explica, ya requiere la dedicación casi por completo del personal de Enfermería durante dos meses, a pesar de tener un número menor de pacientes a los que vacunar.

Campaña de vacunación: más personal y carpas exteriores


Además, si la vacuna contra el coronavirus exige dos dosis, las consultas en los centros de salud serán el doble, lo que obligará a dejar de nuevo relegado el "seguimiento de los pacientes crónicos". Aunque todavía es "pronto" para calcular una cifra concreta, Ezquerra ve necesario incrementar las plantillas no solo en Enfermería sino también en Medicina de Familia. "No olvidemos que muchos pacientes van a pasar por su médico para preguntarle dudas sobre la vacuna, a que les asesore, porque es su médico de confianza".

"Los profesionales sanitarios debemos dar ejemplo y ponernos las vacunas" 




Para garantizar la seguridad, Ezquerra recomienda trasladar este proceso al exterior de los ambulatorios a través de la instalación de carpas. "Necesitamos más personal, una organización clara y sobre todo sacarlo del centro", plantea el profesional de cara a la estrategia de vacunación que publicará el Ministerio de Sanidad de forma inminente. En este sentido, ve fundamental hacer un planteamiento en tiempo y personal para poder hacer frente a las "millones de dosis" que se distribuirán paulatinamente y de forma escalonada entre toda la población. 

Todo apunta a que los sanitarios serán uno de los grupos prioritarios en dicha estrategia. Sin embargo, no todos los profesionales se muestran dispuestos a ponerse la vacuna. A este respecto, el facultativo considera que no se "debería dudar acerca de la credibilidad de la FDA y la EMA" en relación a la seguridad y fiabilidad del tratamiento. "Si las agencias que acreditan las vacunas le dan el visto bueno, no debemos dudar de ellas y los sanitarios debemos ser los primeros en dar ejemplo". Ezquerra señala como prueba la campaña de la gripe de este año, donde el número de profesionales vacunados ha sido "muy superior" al de campañas anteriores. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.