Coronavirus bulo: cómo hacer mascarillas con salvaslip

El Consejo General de Farmacéuticos desmiente su eficacia y asegura que puede tener el efecto inverso

Coronavirus bulo: cómo hacer mascarillas con salvaslip
sáb 02 mayo 2020. 17.10H
Mucho se ha hablado estos días acerca de las mascarillas y su importancia dentro de la crisis generada por el Covid-19. Aspectos como su distribución, su precio en la venta al público, su capacidad de protección frente al coronavirus o su correcto uso centraban el debate social generado en nuestro país desde que comenzara la epidemia. El uso de la mascarilla es "altamente recomendable" en ciertas situaciones, según las autoridades, pero no obligatorio.

Dada la gran cantidad de tutoriales disponibles en la red, la eficacia de las mascarillas caseras se convertía en otro de los temas más discutidos por los expertos, ante la presencia de ciertos bulos. Uno de los más recientes llegaba en forma de vídeo de WhatsApp. En él, un hombre con bata pegaba un salvaslip a una mascarilla quirúrgica para "reforzar su eficacia" e incluso equipararla a la de una FFP2. 

Lejos de incrementar su capacidad de protección, este invento, "anularía", su función, tal y como explica Irene Suárez, miembro del departamento de Servicios Técnicos del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

"Imagino que su intención era evitar las gotículas al ser un material impermeable", explica. Sin embargo, el salvaslip "no deja pasar el aire", por lo que este acaba saliendo "sin filtrar", por los extremos de la mascarilla. El pegamento que llevan estos productos de higiene íntima puede provocar, a su vez, "irritaciones y daños al contacto con la cara". 

Este tipo de inventos, recuerda, no están regulados ni han sido sometidos a pruebas o ensayos que avalen su eficacia, a diferencia del resto de mascarillas homologadas. "Crean una sensación de falsa seguridad. Ni nos protegemos a nosotros, ni al resto." 

Un lavado inadecuado puede afectar a su eficacia 


La profesional considera que "no es tiempo de hacer ensayos en casa", ahora que las mascarillas quirúrgicas están a disposición de la población. Este modelo, recuerda, está destinado a evitar el contagio por lo que se recomienda su uso en pacientes infectados, grupos de riesgo y personas con síntomas o que hayan mantenido contacto directo con un afectado. En el caso de las personas sanas, se aconseja utilizar "mascarillas higiénicas" - parecidas a las caseras-  cuando no sea posible respetar la distancia de seguridad.

Independientemente del modelo, todas ellas "tienen que cumplir una serie de requisitos", insiste la profesional. En el caso de las mascarillas fabricadas artesanalmente, "no es posible verificar el cumplimiento de las condiciones de filtración" y por tanto su eficacia. 

Qué tipo de mascarillas hay y cuándo se recomienda su uso

Igual de importante es saber colocarlas y retirarlas correctamente. En este sentido, Suárez recuerda que es imprescindible tener las manos limpias y ajustarla bien para evitar fugas. A la hora de desinfectarlas, recomienda seguir las instrucciones del fabricante ya que un lavado inadecuado "podría ampliar el poro" y dañar su capacidad de filtración. 

A través de un vídeo explicativo, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos detallaba los tipos de mascarilla y su recomendación dependiendo del colectivo.



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.