Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 12:45
Opinión > El termómetro

Mireia Mollà y Enric Nomdedéu

Mireia Mollà y Enric Nomdedéu
Mireia Mollà y Enric Nomdedéu. diputada de Compromís en las Cortes Valencianas y secretario autonómico de Empleo de Compromís.
Martes, 19 de septiembre de 2017, a las 16:30
Reírse de la enfermedad que padece otra persona no es ético y menos, aún, si ocupas un cargo público y lo haces por redes sociales. Eso es precisamente lo que han hecho dos altos cargos de Compromís, que recientemente se han burlado del deterioro físico de Eduardo Zaplana, enfermo de cáncer desde hace años. La conversación ha tenido lugar en Twitter, a la vista de todos, cuando Enric Nomdedéu, secretario autonómico de Empleo de la formación valenciana, aseguraba haber visto al exministro de Trabajo. “Me puedo morir de risa una semana con este tuit”, le contestaba su compañera de partido, la diputada en las Cortes Valencianas, Mireia Mollà. Lejos de quedar ahí la cosa, Nomdedéu ha estirado más allá la ‘broma’, asegurando que “costaba reconocerle. Sin nariz y parece que la enfermedad le consume”. Unos mensajes que solo demuestran la poca vergüenza de dos representantes públicos que se ríen de la enfermedad de un paciente.