Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:50
Opinión > El termómetro

Félix Armadá-Maresca

Félix Armadá-Maresca
Félix Armadá-Maresca, jefe de la sección de Oftalmología de La Paz.
Viernes, 24 de junio de 2016, a las 14:00
La buena gestión sanitaria no pasa solo por tener el último equipamiento médico o el presupuesto más boyante. Mucho más importante es tener las personas adecuadas. Buen ejemplo de ello es el servicio de Oftalmología de La Paz, que dirige Félix Armadá-Maresca. En menos de cinco meses, la sección de Oftalmología Infantil ha reducido a la mitad su lista de espera, tanto en volumen como en tiempo de espera. Lo ha hecho tras la reorganización que siguió a la destitución del anterior jefe de sección. Sobre que no era la persona adecuada para el puesto habla por sí solo su errático comportamiento tras el cese, así que mejor dedicar estas líneas a valorar el acierto del centro tomando una decisión adecuada en el momento adecuado.