Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:55
Opinión > El termómetro

Antonio Gil Núñez

Antonio Gil Núñez
Antonio Gil Núñez, jefe de la Unidad de Ictus del Gregorio Marañón.
Lunes, 31 de octubre de 2016, a las 15:00
La Unidad de Ictus del Servicio de Neurología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha conseguido reducir entre diez y quince minutos de media la administración del tratamiento a los pacientes que acuden al centro sanitario madrileño con un ictus. Lo ha logrado gracias a un estudio que han elaborado sus profesionales y que revela las principales causas por las que se retrasa la aplicación de la trombólisis intravenosa, que debe ser suministrada durante las primeras cuatro horas y media desde que comienzan los síntomas. Gracias a la activación del Código Ictus, el hospital está preparado ante la llegada de un paciente y dispone de los recursos necesarios para acelerar su atención.