20 de octubre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 21:20
Empresas > Tecnología

Un dispositivo acelera la verificación de la dosis en radioterapia

La tecnología es idónea para tumores pequeños y cerebrales

El sistema está pendiente de recibir el Marcado CE.
Un dispositivo acelera la verificación de la dosis en radioterapia
Redacción
Jueves, 23 de febrero de 2017, a las 17:00
Físicos e ingenieros del Grupo de Investigación en Radiofísica de la Universidad de Santiago de Compostela han diseñado un detector que evalúa la precisión de los tratamientos de radioterapia hospitalaria que se aplican a pacientes con cáncer, permitiendo optimizar el tratamiento.

Los investigadores crearon en 2014 Dart (Detection and Radiation Technologies), una empresa para desarrollar la tecnología y fabricar un dispositivo comercial. Hasta ahora, los sistemas que se utilizaban para verificar las dosis en radioterapia eran a través de una película que había que revelar o escanear para obtener los resultados, siendo un proceso lento. Los sistemas electrónicos, con lectura en tiempo real, no ofrecen la precisión necesaria en el caso de tumores muy pequeños.

El detector desarrollado por este grupo de científicos resulta adecuado para campos de radiación pequeños, radiocirugía, tumores de menor tamaño y cerebrales, aunque también  se puede usar en otras técnicas de tratamiento y en campos de mayores dimensiones.

Según Dart, se trata del sistema con mayor resolución que existe en la actualidad, funciona en tiempo real y permite calcular en dos y tres dimensiones, aportando fiabilidad y rapidez en el tratamiento. “Es un sistema de control de calidad que ayuda a la práctica clínica, pasando de dos días de respuesta cuando se usa película a apenas cinco minutos”, explica Aurelio Vázquez, ingeniero y jefe de diseño y producción de la firma.

La empresa está pendiente de recibir el Marcado CE para poder comercializar el producto, pero esperan que a mediados de año pueda tener estandarizada la producción. El objetivo es el mercado nacional y europeo, para saltar de ahí a Latinoamérica y Asia. De momento, el Hospital General Universitario de Valencia ya emplea los prototipos de este sistema de forma satisfactoria, aseguran los investigadores.