Su capacidad ultrasónica resulta muy fiable para cartografiar la arteria coronaria



04 nov 2015. 17.58H
SE LEE EN 5 minutos
Redacción. Madrid
Philips y HM Hospitales han firmado un acuerdo de colaboración para demostrar la capacidad resolutiva y funcional de la ecografía en tres dimensiones (3D) para delimitar con precisión la aterosclerosis en vasos sanguíneos. Hasta la fecha, la referencia de medida utilizada al efecto se corresponde con el índice de calcio arterial coronario (CAC).

Francisco Jiménez, director de Área Centro-Health Systems en Philips Ibérica; Jesús Peláez, subdirector general de HM Hospitales; Juan Abarca Cidón, director general de HM Hospitales; Virginia Soler, directora médico de HM Montepríncipe; Jorge Solís, director del Programa de Valvulopatías del Centro Integral de Enfermedades Cardiovasculares HM CIEC; Juan Sanabria, presidente de Philips Ibérica, y Cristóbal Belda, director de I+D+i de HM Hospitales.


Han rubricado el convenio, por parte de Philips Ibérica, su presidente, Juan Sanabria; y, por parte de HM Hospitales, su director general, Juan Abarca Cidón.

El CAC es un indicador en función del cual se determina, en la actualidad, la carga aterosclerótica coronaria (cantidad de placa de colesterol en las arterias) y que se correlaciona con el riesgo de aparición de eventos coronarios. Este tipo de estudio se lleva a cabo con rayos X, por lo que el paciente se ve sometido a una radiación.

Los ultrasonidos vasculares tridimensionales (3DVUS) –ecografía 3D de los vasos sanguíneos– constituyen una modalidad de imagen fiable para evaluar la carga de aterosclerosis en la arteria carótida. Con ello resulta posible un cálculo general de placa de ateroma que no se limita a la evaluación de un solo componente de dicha placa, como es el caso de los índices de calcio.

Además, los ultrasonidos no emiten radiación alguna para el paciente y se realizan de manera más rápida y sencilla, por lo que existe también un beneficio para el sistema. Asimismo, con esta técnica no es necesario disponer de una sala equipada y plomada para poder realizar rayos X, si no que bastaría con una sala convencional dotada con un ecógrafo y una camilla. 

En resumen, las ventajas son dos: por una parte, el ecocardiograma vascular 3D no radia (aunque es cierto que el CAC radia muy poco, se trata de una prueba que se suele hacer una vez y no se suele repetir en 3-5 años por esa razón); y, en segundo lugar, el CAC no sirve como seguimiento en pacientes tras el inicio de tratamiento con estatinas porque aumenta el calcio en las coronarias al estabilizar la placa. “Precisamente queremos demostrar que la carga de enfermedad aterosclerótica disminuye tras el tratamiento con estatinas, para lo cual la única prueba de imagen es el eco vascular y, en concreto, el 3D”, han expresado desde ambas entidades.

Estudio conjunto y comparativo

Con esta premisa, Philips y HM Hospitales se unen para llevar a cabo el estudio ‘Ultrasonidos Vasculares tridimensionales para la monitorización de la carga aterosclerótica y el riesgo cardiovascular en pacientes bajo terapia con estatinas: Comparación con el índice de Calcio Arterial Coronario’.

Dentro de esta investigación, que se llevará a cabo en el Servicio de Imagen Cardiaca del Centro Integral de Enfermedades Cardiovasculares, HM CIEC situado en el Hospital Universitario HM Montepríncipe, y durante doce meses, se tomarán muestras a otros 200, de entre 40 y 80 años, que reúnan los criterios para comenzar una terapia con estatinas (fármacos de elección en la reducción de los niveles de colesterol).

A estos pacientes se les realizará un estudio con ultrasonidos vasculares tridimensionales antes de comenzar el tratamiento con estatinas y otro 12 meses después, para evaluar la carga ateroesclerótica en la carótida. Esto permitirá comparar estos resultados con el habitual análisis de índice CAC y probar si los ultrasonidos vasculares tridimensionales son una buena alternativa para la medición de aterosclerosis y correlación de la misma con la evaluación del riesgo cardiovascular en estos pacientes.

Estos estudios se llevarán a cabo con el avanzado sistema de ultrasonidos Affiniti 50 de Philips, que ofrecerá a los profesionales del centro la mejor calidad de imagen de ultrasonidos.

Declaraciones de Cidón y Sanabria

Según ha declarado Cidón, “la firma de este acuerdo permite la incorporación del diagnóstico personalizado del riesgo enfermedades cardiovasculares sin someter al paciente o al individuo sano a ninguna radiación. Este hecho consigue además incluir la posibilidad de realizar seguimiento intensivo de la eficacia de los tratamientos preventivos utilizados en la actualidad con el fin de que el paciente sólo reciba aquella medicación que realmente necesita exclusivamente durante el tiempo necesario, evitando con ello las toxicidades y efectos secundarios asociados a multitud de tratamientos crónicos”.

Por su parte, Sanabria ha manifestado que “para Philips es muy importante contar con socios innovadores como HM Hospitales para avanzar en la investigación de patologías tan extendidas como la ateroesclerosis. Sumando la experiencia de los excelentes profesionales de HM Hospitales y nuestras innovadoras tecnologías de imagen, así como la experiencia clínica de ambas entidades, conseguiremos dar pasos adelante en el diagnóstico de patologías como la ateroesclerosis con el objetivo de reducir la incidencia de enfermedades cardiovasculares y mejorar la calidad de vida de las personas”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.