28 de marzo de 2017 | Actualizado: Martes a las 15:00
Empresas > Tecnología

Philips lanza una nueva mascarilla nasal de mínimo contacto

La Dreamwear va sujeta a la parte superior de la cabeza y la cara del paciente queda despejada

La almohadilla nasal que se coloca por debajo de la nariz, evita la aparición de lesiones e irritación en la zona de las fosas y pirámide nasal.
Philips lanza una nueva mascarilla nasal de mínimo contacto
Redacción
Jueves, 16 de marzo de 2017, a las 14:00
Philips Respironics ha lazado una nueva mascarilla de mínimo contacto que, por su diseño innovador, permite a los pacientes a dormir cómodamente como si no estuviesen usando nada. La mascarilla Dreamwear consiste en un arnés suave y esponjoso, y una estructura flexible que se diferencia por la conexión en la parte superior de la cabeza, dando una mayor libertad de movimientos al paciente, ya que su cara se queda prácticamente despejada.

“A pesar de su estructura minimalista la mascarilla ofrece total seguridad al paciente, gracias al material antideslizante que se adapta fácilmente a cualquier anatomía facial, independientemente del tamaño de la cara o cabeza del paciente”, asegura la compañía.

La almohadilla nasal que se coloca por debajo de la nariz, además de discreta, sirve para evitar la aparición de lesiones e irritación en la zona de las fosas y pirámide nasal, uno de los problemas más comunes asociados con el uso de este tipo de dispositivos.

Seguimiento del tratamiento

Junto con los otros dispositivos de la familia DreamFamily de Philipps, la mascarilla permite al paciente y al médico hacer un seguimiento continuo del tratamiento. Además, fomentan la participación del paciente a través de alertas y notificaciones, y le incentivan a seguir su tratamiento para una mayor adherencia a la terapia.

En 2016 la mascarilla DreamWear ha sido distinguida con el premio Gold Award - Product Design del ranking internacional IF, por su diseño innovador que, al no asentar en el puente de la nariz, permite al paciente tener un campo de visión abierto y disfrutar de sus actividades cotidianas como ver televisión, ponerse las gafas para leer, o incluso dar un beso de buenas noches a su pareja.