El software MSDialog almacena datos en la ‘nube’ de internet y los transmite al médico sin que el paciente vaya a consulta



13 nov 2014. 16.58H
SE LEE EN 3 minutos
Marcos Domínguez. Madrid
Merck ha presentado RebiSmart 2.0, una versión renovada de su dispositivo autoinyector RebiSmart (lanzado en 2010) para la aplicación de Rebif (interferón beta-1a) en pacientes de esclerosis múltiple.

De izquierda a derecha, Moisés Pérez, Rafael Arroyo y David Sánchez.

Gracias al dispositivo se consiguen “cifras de adherencia en torno al 90 por ciento”, según Rafael Arroyo, jefe de la Unidad de Esclerosis Múltiple del Servicio de Neurología del Clínico San Carlos (Madrid). Son cifras muy positivas teniendo en cuenta que en 2011 se situaba en torno a poco más del 60 por ciento.

El principal aliciente de RebiSmart es la posibilidad de enviar los datos sobre el tratamiento al personal sanitario al instante, al incorporar conexión wifi a la base del dispositivo. Así, el médico puede obtener (siempre que el paciente dé su consentimiento) información sobre el cumplimiento de la terapia al instante, cuando antes se descargaban los datos en la consulta.

“Merck se comprometió a renovar el dispositivo cada tres años”, ha explicado David Sánchez Matienzo, gerente de la Unidad de Neurología del laboratorio, “por lo que RebiSmart 2.0 se irá implantando progresivamente”. No obstante, el paciente que quiera hacer el cambio al nuevo modelo antes de esos tres años “lo tendrá a su disposición”. El cálculo de la compañía es que entre 5.000 y 6.000 pacientes de esclerosis múltiple en España se beneficien del dispositivo y del sistema de envío de datos asociado, MSDialog.

Programa pionero en Osakidetza

Por su parte, Moisés Pérez, product manager de Software & Devices de Merck España, ha explicado que el sistema lleva incorporado una tarjeta 3G que almacena datos en la ‘nube’, en servidores de terceros “de gran seguridad”. Así, el paciente que lo desee, puede establecer qué profesional sanitario puede acceder a sus datos.

Este sistema, señala a Redacción Médica, de momento, no está vinculado a la historia clínica electrónica aunque no es algo descartable en un futuro, siempre a petición del servicio de salud correspondiente. Sin embargo, considera Pérez, la historia clínica electrónica “está en pañales y cada comunidad la gestiona de forma diferente”, por lo que ve difícil ese paso de momento. A pesar de todo, ya hay en funcionamiento un programa pionero de Osakidetza para volcar datos del uso de otro medicamento, en este caso hormona del crecimiento, en la historia clínica.

ENLACES RELACIONADOS

Belén Garijo dirigirá el negocio farmacéutico de Merck (18/09/14)

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.