Un sondeo de la SEMG evidencia su escasez en los centros de salud



05 dic 2014. 12.09H
SE LEE EN 7 minutos
Redacción. Madrid
La Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) ha llevado a cabo un sondeo, que incluye el 66 por ciento de los centros de salud españoles, por el que queda al descubierto que solo el 27,15 por ciento de éstos dispone de ecógrafo, recurso que, en opinión de los facultativos, mejora el diagnóstico y la derivación consecuente al hospital de los enfermos por lo que, a priori, no debería prescindirse de él en el primer nivel asistencial.

Benjamín Abarca,  presidente de SEMG.

A esta conclusión han llegado los expertos de la SEMG durante el XIV Congreso Nacional de Ecografía Clínica. De los 2.022 cotejados en el estudio presentado, tan solo el porcentaje referido dispone de ecógrafo, y las autonomías de Comunidad de Madrid, Galicia, Cataluña, Extremadura, Andalucía y Castilla y León destacan sobre el resto “tanto por el número de ecógrafos como por el porcentaje de médicos que los usa”. “Extender la ecografía de manera homogénea en todas las comunidades beneficiaría a pacientes, al sistema sanitario y a los propios médicos; por ello, la SEMG propondrá a las otras dos sociedades de Familia trabajar de manera conjunta para conseguirlo y ponen a disposición sus treinta años de experiencia en este campo”, han puntualizado fuentes de la agrupación.

En efecto, casi dos tercios de los ecógrafos que existen en los centros de salud españoles están en seis comunidades: Comunidad de Madrid (19,13 por ciento), Galicia (14,39 por ciento), Cataluña (14,03 por ciento), Extremadura (12,93 por ciento), Andalucía (12,02 por ciento) y Castilla y0 León (11,11 por ciento).

Les seguirían Castilla-La Mancha (7,65 por ciento) y País Vasco (5,65 por ciento), y cerrarían Navarra, La Rioja y la Región de Murcia, en las que no se ha registrado ningún ecógrafo en Atención Primaria. Éste es el mapa que ha perfilado el estudio que presentaba la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) en su XIV Congreso Nacional de Ecografía Clínica, cuyos resultados permiten un análisis en profundidad que avala la reivindicación que la SEMG hace al Ministerio de Sanidad de un Plan Nacional de Ecografía en Atención Primaria.

Los porqués son varios, según la SEMG. “El primero es que la ecografía permite al médico de familia orientar un diagnóstico y tratamiento de manera mucho más rápida, y, en ocasiones, incluso más efectiva que otras técnicas diagnósticas: desde procesos tumorales, renales hepáticos, tiroideos... que se han visto diagnosticados en estadios más tempranos gracias a esta técnica, hasta la detección de patologías más habituales como la litiasis o las alteraciones de la vejiga o la próstata, por poner algunos ejemplos”, rezan fuentes de la sociedad científica.

El paciente se beneficia de manera directa: la ecografía es inocua, y, en la mayoría de los casos, le evita el periplo por el sistema a la espera de consulta con otros especialistas, y le ahorra la inquietud que genera la incertidumbre. La generalización del uso de la ecografía en Atención Primaria disminuiría las listas de espera en otras especialidades del Sistema Nacional de Salud (SNS), el cual, además, al conseguir así una AP más resolutiva, como muestran numerosos estudios, se fortalecería y se haría más sostenible.

Formación, registro, investigación: tres pilares fundamentales

El segundo, explican desde la SEMG, consiste en la necesidad de realizar el desarrollo de la ecografía de manera homogénea en todas las comunidades para eludir inequidades y aprovechar también la experiencia ecográfica de que se disponga: el Plan Nacional, que debe contar con el compromiso e implicación de las comunidades autónomas, deberá asegurar la formación de los facultativos, permitir el registro y fomentar la investigación.

Según el estudio de la SEMG, solo en el 5,5 por ciento de los centros de salud que tienen ecógrafo lo utilizan más del 40 por ciento de los médicos de familia, y en la mayor parte de centros (el 48,7 por ciento) son entre el 1 y el 10 por ciento de los facultativos los que le sacan partido.

Aunque estas cifras también son muy dispares: en Andalucía predominan los centros donde menos del 10 por ciento de médicos realiza ecografías, en Cataluña y la Comunidad de Madrid los centros pueden tener hasta el 20 por ciento de profesionales que las realice y en Castilla y León hasta el 30 por ciento.

Es en Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia y País Vasco donde predominan los centros donde mayor porcentaje de médicos generales y de familia realizan ecografías... Una de las conclusiones apunta que, más allá de otras consideraciones más complejas, a medida que la implantación de los ecógrafos se extiende se introduce como práctica habitual y más profesionales del centro lo utilizan.

De ahí que esta sociedad científica señale la importancia de la implementación homogénea, acompañada de más y mayor formación, dado que permitirían extender el manejo a todos los médicos de familia, de manera mucho más efectiva si además se programase en agenda, para que la ecografía forme parte de la cartera de servicios en los centros de Atención Primaria y su uso se convierta en práctica clínica habitual: ahora mismo solo tienen agenda propia para realizar ecografías programadas el 41,3 por ciento de los centros de salud con ecógrafo.

Encabeza el ranking de programación el País Vasco (58,1 por ciento), seguido de Extremadura (79,1 por ciento), Cataluña (59,3 por ciento) y Galicia (47,9 por ciento). Mención especial aquí merecen los centros de Aragón y Cantabria, pocos en número pero, eso sí, con programación contemplada.

Del total de consultas programadas son Galicia (22,3 por ciento) y Extremadura (21,7 por ciento) la que copan mayor parte, seguidas por el resto de comunidades que, como se está viendo, van más avanzadas en el ámbito ecográfico: Madrid (12,7 por ciento) y País Vasco y Cataluña (con sendos 11,5 por ciento).

De mejorar estos aspectos, la SEMG considera que se extendería con toda seguridad el número de profesionales que utilizarían la ecografía como parte de su práctica clínica habitual. Según el estudio, ahora tan sólo un 16,1 por ciento de los médicos generales y de familia que realizan ecografías las realiza exclusivamente en su cupo, cuando lo ideal sería que la mayoría de los médicos de familia incorporase la técnica a su práctica habitual.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.