Raquel Sánchez, presidenta de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad, analiza cómo ha cambiado el abordaje

"La cirugía bariátrica es un arma contra la obesidad y evita Covid grave"
Raquel Sánchez, presidenta de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO).


04 mar 2021. 09.00H
SE LEE EN 10 minutos
Este miércoles 4 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Obesidad, una patología cuya prevalencia va aumentando progresivamente y que se ha agravado con la pandemia del coronavirus Covid-19. En una entrevista con Redacción MédicaRaquel Sánchez, presidenta de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO), analiza cómo ha cambiado la forma de abordar la patología y sus tratamientos, como la cirugía bariátrica, y como éstos están cambiando la vida de múltiples pacientes.

El próximo día 4 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Obesidad. ¿Cuáles son las cifras de prevalencia de esta patología en España?

La prevalencia va aumentando progresivamente. En las cifras del informe del World Population, el más reciente, estamos en un 23,8 por ciento de obesidad, de personas que tienen un índice de masa por encima de 30. Si miramos la obesidad infantil, que es lo más preocupante, estamos en un 14,2 por ciento, lo que ha aumentado significativamente en los últimos 20 años. Es decir, hace 20 años estábamos en un 5 por ciento y ahora estamos en un 14,2 por ciento de obesidad infantil en España. Es muy preocupante.

¿Cómo han subido tanto estas cifras?

Raquel Sánchez aborda cómo ha avanzado el abordaje de la obesidad.

Se combinan dos aspectos. El primero es el cambio de la dieta. La famosa dieta mediterránea ha cambiado, ahora comemos muchos más hidratos de carbono y más grasas. De hecho, es curioso que se hizo un estudio preguntándoles a los niños cuántos tomaban al menos una fruta al día y menos del 30 por ciento afirmaban que tomaban una fruta al día, lo que quiere decir que la dieta mediterránea ha quedado muy atrás. El segundo aspecto es el sedentarismo, hacemos mucho menos ejercicio y nos movemos a todas partes en transporte. Han cambiado radicalmente los hábitos de vida y eso nos está volviendo obesos.

¿Cómo son estos datos en comparación con los del resto de Europa y del mundo?

Dentro de Europa estamos bastante altos. El Reino Unido tiene tasas más altas de obesidad, junto a Grecia e Italia, que son curiosamente los países de la dieta mediterránea. España estamos entre el tercer y cuarto lugar con más  obesidad en Europa. En el mundo, en cambio, hay países que tienen mucha más tasa de obesidad, como en las Islas del Pacífico, donde llegan al 60 por ciento de población obesa. Luego está Estados Unidos, que la obesidad está en torno a un 36 por ciento. España puede ser el número 60 dentro del ranking de obesidad del mundo.

¿Se puede decir que la obesidad es otra pandemia?

Sin duda. Estamos preocupados por la pandemia del Covid-19 pero, sin duda, la obesidad es otra pandemia, una pandemia que además causa muchas enfermedades, se asocia a siete tipos diferentes de cáncer y provoca una alta tasa de mortalidad. Ya se dice que esta generación va a vivir menos que sus abuelos y esto es debido a la alta prevalencia de la obesidad, porque se reduce hasta diez años la esperanza de vida.

¿Cómo es a día de hoy el abordaje de esta patología?

Lo más importante es la prevención, ahí tenemos mucho camino que recorrer porque desde la salud pública y las instituciones se tendría que hacer mucho más hincapié en la prevención de la obesidad. Si pensamos en los minutos de anuncios publicitarios que se dedican a la salud y a la dieta equilibrada y los que se dedican a otro tipo de productos alimenticios que engordan, la comparación es tremenda.

Lo más importante es la prevención, pero también detectar pronto los casos de sobrepeso y de obesidad, tanto en niños como adultos. Y ahí Atención Primaria tiene un papel fundamental, porque es donde van a poder detectar antes los casos y empezar con las recomendaciones de dieta, de ejercicio, de seguimiento estricto, así como detectar los casos de obesidad grave y enviarlos a las unidades especializadas donde hay otro tipo de tratamientos, entre los que está la cirugía bariátrica.

¿Qué ventajas tiene en relación a otros tratamientos convencionales?


"La obesidad es una pandemia, que además causa muchas enfermedades y se asocia a siete tipos de cáncer"


La cirugía bariátrica hace una alteración anatómica del estómago y del intestino. Por una parte, reduciendo la capacidad del estómago y, por otra, produciendo un salto en el intestino de forma que la absorción de grasas se reduce, porque hay unos tramos del intestino donde ya no se van a absorber las grasas.

Aunque hagamos estos cambios anatómicos que indudablemente ayudan, este tratamiento tiene que ir acompañado de un cambio de hábitos, más ejercicio y esto se consigue gracias a un equipo multidisciplinar. Los cirujanos no estamos solos en esto, sino que suelen ser equipos en los que hay endocrinólogos, nutricionistas, psicólogos y preparadores físicos. El conjunto del trabajo de todos es lo que consigue el buen resultado de la cirugía bariátrica.

¿Y los pacientes cómo lo reciben?

Es muy importante la educación y la información del paciente antes de la operación, que entienda muy bien que es un proceso y que es un camino largo en el que va a tener que hacer grandes cambios en su vida. La cirugía la reciben con mucha ilusión, porque para cuando llegan a ese momento ya han hecho un proceso largo antes y lo ven como una esperanza de cambiar su situación y de empezar una nueva vida.

¿La cirugía bariátrica es el tratamiento más efectivo?

Sin duda, es el tratamiento más efectivo. Por ahora no existe ningún fármaco, ni ningún tratamiento que sea tan efectivo como la cirugía bariátrica, que consigue que casi el 80 por ciento de los pacientes pierdan el peso que necesitan para mejorar sus enfermedades y su calidad de vida.

Se realiza con cirugía mínimamente invasiva, con unas incisiones pequeñas de un centímetro. El riesgo que tiene es bajo, similar al que tiene uno operándose de una extirpación de vesícula o del apéndice. Pero sí que este riesgo tan bajo se consigue cuando el paciente viene bien preparado a quirófano, cuando ha sido preparado por el equipo multidisciplinar, cuando se siguen las vías clínicas, cuando todo el equipo está especialmente preparado para tratar a este tipo de pacientes. En estos casos el riesgo es mínimo.

¿Cómo ha afectado la pandemia de Covid-19 a la obesidad?

Lo primero es que la población ha engordado. De hecho, según una estimación, de media se ha engordado cuatro o cinco kilos y los que ya eran obesos han engordado más. Las restricciones de movilidad, el confinamiento y el utilizar la comida como confort de todas las frustraciones ha hecho que hayan aumentado de peso los que ya estaban obesos y, por lo tanto, han agravado su situación.

Además, el hecho de que los hospitales han estado llenos de pacientes Covid que han necesitado las UCI y las camas de hospitalización, ha hecho que se reduzcan las intervenciones. Hemos visto cómo se han parado los programas de cirugía bariátrica prácticamente en el 60 por ciento de los hospitales españoles entre marzo y junio. Algunos hemos conseguido retomar la actividad y mantenerla durante el resto del año, pero en algunos sitios no han podido y los programas de cirugía bariátrica se han visto muy retrasados durante todo el 2020.

Un momento de la entrevista virtual con Raquel Sánchez, en la que explica el impacto del Covid-19 sobre la obesidad.


Hay más riesgo de contagio si una persona padece obesidad? ¿Y de que la enfermedad sea más grave?

Se ha visto que las personas que sufren obesidad son especialmente vulnerables ante el Covid-19. La obesidad es un factor de riesgo de peor evolución cuando se contrae la enfermedad, hay mayor posibilidad de desarrollar un cuadro grave que requiera un ingreso en UCI o incluso un desenlace fatal. Esto ha motivado, por ejemplo, que un grupo de cirujanos bariátricos y endocrinos del Reino Unido hicieran una petición al Instituto Nacional de Salud de UK para aumentar el número de cirugías bariátricas que se hacían para reducir el número de obesos mórbidos para que no llegasen a esta gravedad.

Nosotros desde la SECO hemos hecho una alianza con la Sociedad de Endocrinología Española, con la Sociedad para el Estudio de la Obesidad, la SEEDO, entre otras, para hacer una campaña divulgativa ante las administraciones sanitarias de esta situación. Hay que fomentar la cirugía bariátrica para disminuir el número de obesos mórbidos y prevenir este tipo de complicaciones graves, porque hay estudios que demuestran que los pacientes operados de cirugía bariátrica tienen menos posibilidades de ingresar en UCI o de morirse si se contagian por el coronavirus que los obesos mórbidos. La cirugía bariátrica es un arma que debemos utilizar.

¿Cree que las personas con obesidad deben ser prioritarias en la estrategia de vacunación contra el coronavirus?

Por lógica, habría que vacunar primero a los pacientes que tienen mayor riesgo y entre estos factores de mayor riesgo está la edad, pero también están los obesos. Tendrían que estar en consideración y, de hecho, estas mismas sociedades que he comentado junto con la SECO hemos hecho una petición conjunta para que se incluya a los obesos mórbidos en el programa de vacunación precoz.

¿Qué líneas de trabajo o estrategia propone la SECO para abordar la enfermedad junto al Sistema Nacional de Salud?

Hemos empezado esta campaña de concienciación de las administraciones públicas y hemos tenido ya una reunión con el consejero de Sanidad de Galicia y con la consejera de Salud del País Vasco. Les hemos trasladado esta preocupación sobre el aumento en la prevalencia de la obesidad, sobre la dificultad de los equipos de cirugía bariátrica para llevar a cabo su labor y las listas de espera que tienen.

También hemos empezado a hablar de estrategias conjuntas para favorecer la prevención de la obesidad y para establecer circuitos más fluidos y más rápidos de diagnóstico precoz de la obesidad en los centros de salud; de circuitos más eficientes de derivación de los obesos graves al hospital; y también de incrementar la oferta de cirugía bariátrica. Tenemos esperanza de que trabajando todos juntos consigamos mejorar la situación de las personas que sufren obesidad.


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.