23 de junio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 17:45
Empresas > Tecnología

"Las arritmias ventriculares se resolverán con tratamientos a la carta"

La ablación con catéter ya obtiene tasas de éxito de entre el 80 y el 100%

Javier Jiménez-Candil, responsable de la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario de Salamanca.
"Las arritmias ventriculares se resolverán con tratamientos a la carta"
Sandra Melgarejo
Jueves, 14 de diciembre de 2017, a las 09:30
“El futuro de las arritmias ventriculares va hacia tratamientos a la carta, más personalizados. Hemos pasado una era de la Medicina en la que todo se ha generalizado, y ha sido muy positivo, pero ahora somos mucho más específicos”, considera Javier Jiménez-Candil, responsable de la Unidad de Arritmias del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario de Salamanca. “Tenemos herramientas de diagnóstico que nos permiten concretar mucho más cuál es el sustrato de la enfermedad del paciente y eso favorece individualizar el tratamiento, ya sea con fármacos o con terapias invasivas”, indica.

El centro sanitario salmantino acoge este jueves el II Curso de Actualización en el Diagnóstico y Tratamiento de las Arritmias Ventriculares, dirigido por Jiménez-Candil y organizado en colaboración con Boston Scientific. En esta actividad formativa participa medio centenar de especialistas de Castilla y León, Extremadura y Madrid con interés en el diagnóstico y tratamiento de las arritmias ventriculares, así como en la prevención de la muerte súbita de origen cardiaco: cardiólogos, internistas, intensivistas y urgenciólogos. 

Tras el diagnóstico, el abordaje médico del paciente puede manejarse con fármacos o requerir terapias invasivas de alta tecnología, como las que realizan en la Unidad de Arritmias.
“La ablación con catéter permite mapear el corazón y localizar el punto de origen de las arritmias. Así se detectan las células que activan el corazón de forma anormal y se destruyen mediante una quemadura puntual, lo que posibilita que el corazón restaure su ritmo normal”, explica su responsable.

Esta técnica, afirma Jiménez-Candil, obtiene tasas de éxito de entre el 80 y el 100 por cien de los casos, en función del entorno clínico, ya que “no todas las arritmias son iguales”. Concretamente, el especialista señala que “en el tratamiento de las arritmias ventriculares puede ser la única alternativa de los pacientes, porque muchas de estas lesiones aparecen en corazones enfermos que han sufrido un infarto o que tienen una afectación por otro motivo”.

Lo fundamental es la prevención

La forma más leve y frecuente de este tipo de arritmias, las extrasístoles ventriculares, afectan a una de cada diez personas, pero las formas más graves son raras: “En población sana, la tasa de arritmias ventriculares fatales está por debajo de diez casos de cada 100.000. Afortunadamente, son muy infrecuentes y están vinculadas a la presencia de factores de riesgo cardiovascular, que son los que hay que combatir”, detalla Jiménez-Candil.

El especialista hace hincapié en que lo más importante es la prevención: “Tenemos que concienciar a la población de que la medida más eficaz es evitar factores de riesgo, tener conductas cardiosaludables en el plano físico (actividad física diaria y una correcta alimentación) y controlar los factores de riesgo no modificables, como la hipertensión. Esto nos va a permitir reducir la incidencia de muerte súbita, porque todos estos factores llevan a enfermedad cardiaca y la enfermedad cardiaca conduce a las arritmias”.