Los especialistas ven la cautela por la vacuna beneficiosa para la confianza en la farmacovigilancia

Vacunas Covid: evitar la ola de miedo requiere un "esfuerzo de información"


18 mar 2021. 09.00H
SE LEE EN 3 minutos
Este jueves está previsto que la Agencia Europea del Medicamento emita un dictamen sobre los casos de trombos asociados a la vacuna de Astrazeneca contra el Covid-19. Si bien es previsible que su veredicto sea favorable, el daño a la confianza de la vacuna está hecho y es posible que mucha gente sea reticente, si bien los profesionales creen que esto no afectará significativamente a la campaña de vacunación.

“Sería un golpe importante que la vacuna tuviera una decisión de no utilidad, pero creo que eso no se va a dar”, comenta José Martínez Olmos, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y exsecretario general de Sanidad. “Si la EMA decide que la vacuna no tiene riesgo, no tiene por qué darse ninguna circunstancia especial, pero sí hará falta un esfuerzo de información por parte de las autoridades y de las sociedades científicas” para enfrentar esas posibles reticencias.

Algo parecido pasará con los retrasos en la vacunación por esta suspensión de dos semanas. “No tendrá un efecto especial”. Y recalca: “Lo importante es cubrir al 100 por cien los grupos vulnerables, y eso se va a hacer porque las vacunas que se utilizan en ellos (las de ARN mensajero) no han sido suspendidas. Si llegamos al objetivo del 70 por ciento de la población general para después del verano, sería ideal, pero lo importante son esos 15 millones de personas”.

El hematólogo Ramón Lecumberri también reconoce que hay un riesgo de que esta situación perjudique la visión que tiene la población de las vacunas “pero, en mi opinión personal, esto tiene que suponer cierta tranquilidad, y es que los sistemas de farmacovigilancia funcionan. Que impere un principio de prudencia me parece razonable”.


Trombosis atípica y de localización poco frecuente


La alarma saltó por tratarse de trombosis “con una localización atípica y, dentro de ello, con otra cosa atípica: que se trata de una alteración en el número de plaquetas. La alarma no es tanto por la incidencia como por las características clínicas” de estos eventos.

Lecumberri hace notar que la trombosis de senos venosos cerebrales puede ocurrir a cualquier edad pero, “dentro de lo raro, las mujeres en edad fértil pueden tener mayor propensión, por el uso de anticonceptivos o estar asociados a embarazo y puerperio”.


Cefaleas intensas y trombosis


También explica que las cefaleas por trombosis son distintas a las que surgen como efecto secundario normal de las vacunas. “Las que deben preocupar son persistentes, intensas y que nos respondan a los analgésicos habituales”.

En esto abunda José Miguel Laínez, presidente de la Sociedad Española de Neurología. “Es un dolor agudo, progresivo, bastante intenso, súbito, pero siempre se acompaña de alteración de conciencia, confusión y otros síntomas”.

Y advierte, “cualquier persona con un dolor de cabeza de este tipo, se haya vacunado o no, debe acudir a urgencias o buscar consejo médico inmediato”.

Laínez explica que la muerte de una profesora en Marbella días después de haber sido vacunada no se parece a los otros casos descritos, porque se trataba de una hemorragia cerebral, no una trombosis. “Los otros casos han sido de hipercoagulabilidad, este lo ha sido de hipocoagulabilidad”.

Por ello, considera que puede deberse a otro factor más allá de la vacuna, “como malformaciones o aneurisma”.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.