Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 14:20
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Una enfermera oncológica ahora con cáncer pide perdón a sus pacientes

Tras años cuidando a enfermos de cáncer admite, tras ser diagnosticada, que no supo entenderles

Lindsay Norris en una de las imágenes de su blog.
Una enfermera oncológica ahora con cáncer pide perdón a sus pacientes
Redacción
Miércoles, 07 de diciembre de 2016, a las 16:40
"Realmente pensé que lo entendía. Pensé que sabía lo que se sentía al emprender este viaje. No lo entendí". Es una de las primeras frases que dedica Lindsay Norris, una enfermera de Oncología diagnosticada con cáncer a los pacientes que atendió durante años. 

Bajo el encabezado "estimados pacientes de cáncer que he cuidado, lo siento. No lo entendí", esta enfermera recuerda cada situación por la que han atravesado los enfermos y a las que ella misma ha tenido que enfrentarse desde que le ha sido diagnosticado un cáncer colorrectal en estado tres. "Presumía de conectar con mis pacientes y ayudarles a dirigir su enfermedad y todo lo que conllevara", explica antes de detallar diferentes momentos. 

Se trata de circunstancias como el momento del diagnóstico escuchando al médico, cómo contarlo a los más allegados o esa espera con multitud de pruebas, "la peor parte", sabiendo que "el cáncer está ahí y aún no estás haciendo nada para tratarlo, un sentimiento horrible y de desamparo". 

Norris recuerda las preguntas que le hacían los pacientes una y otra vez buscando una certeza, sus advertencias para que no buscaran información en Google -algo que ha admitido que es imposible-, o cómo se siente cuando utilizan el adjetivo 'valiente' con los enfermos, algo que no tiene sentido porque, como ella explica, un paciente se somete a tratamiento porque tiene que hacerlo, y no como si tuviera elección. "Hacerlo no me hace sentir un héroe", admite. 

Sentimientos comunes

A través de un amplio relato en su blog, la enfermera agradece a su marido cómo ha afrontado su enfermedad y entiende además las preocupaciones de los pacientes respecto a sus parejas o hijos. 

Pese a que siempre se había tenido por alguien empática y compasiva, Norris admite el cambio que ha supuesto su diagnóstico. "Me siento más paciente en el trabajo, no apremio a nadie en una conversación. Debo ser un poco más sensible si alguien no capta algo, o si no entienden algún aspecto del tratamiento. Tengo que mejorar un poco más", afirma. 

Desde que le detectaron el cáncer en septiembre sus palabras se han hecho virales, algo que le ha sorprendido. En ese sentido, admite que la respuesta abrumadora a sus publicaciones le ha generado sentimientos encontrados. "Es emocionante ver que tanta gente reaccione con lo que dije, pero también es lamentable", sentencia.