Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Un hombre de 35 años muere tras explotar su cigarrillo electrónico

El forense confirma la muerte del joven de 35 años que apareció con el 80% de su cuerpo quemado por el incendio

Un dispositivo electrónico.
Un hombre de 35 años muere tras explotar su cigarrillo electrónico
Redacción
Miércoles, 16 de mayo de 2018, a las 17:10
Un hombre que fue hallado muerto en su casa con el 80 por ciento del cuerpo quemado pereció por la explosión de un cigarrillo electrónico de vapor, según informó este martes el médico forense del condado Pinellas (Florida) a un canal televisivo local.

Los bomberos que acudieron a apagar un incendio en la casa de Tallmadge D’Elia, de 38 años, en St. Petersburg (Florida) el pasado 5 de marzo y le encontraron muerto habían señalado sus sospechas de que había habido una explosión de un cigarrillo electrónico en la habitación.



Ahora el forense ha confirmado al canal 10 de noticias que la autopsia reveló que las heridas que D’Elia tenía en la cara se debieron a la explosión del cigarrillo electrónico. Las quemaduras que tenía en el 80 por ciento de su cuerpo no se debieron a las llamas del incendio, sino a la explosión, señaló el experto a 10News.

La tesis apunta a que el aparato explotó en llamas y salió disparado como un proyectil, golpeando la cabeza del hombre. La autopsia ha confirmado que las heridas que D’Elia tenía en la cara fueron “de proyectil”, causadas por el impacto del golpe del cigarrillo.

Sin regulación

El cigarrillo que inhalaba D’Elia lo fabrica la empresa filipina de productos de “vaping” Smok-e Mountain. El dispositivo no está regulado, según destaca El Nuevo Herald.

La propia periodista que ha cubierto el suceso ha compartido la información en su perfil personal de Twitter, donde recoge que el padre de la víctima lo había calificado como un accidente fortuito. Las autoridades admitieron en su momento que estas explosiones con dispositivos de vapeo han ocurrido con anterioridad, aunque no es algo frecuente.