Los investigadores sugieren que es "poco probable que la estrategia de vacunación postexposición sea efectiva"

Un estudio fija en 7 días el tiempo de incubación de la viruela del mono
Un paciente afectado por la viruela del mono.


10 ago 2022. 10.00H
SE LEE EN 4 minutos
El periodo de incubación de la viruela del mono se establece en siete días, según las conclusiones de un estudio reciente publicado en 'The Lancet'. La confirmación de este breve tiempo establece que las campañas de vacunación deben centrarse "en la inoculación preexposición", según afirman los investigadores del informe realizado en España en el que también se incide en la hipótesis del contacto directo con la piel como la principal vída de transmisión de la enfermedad.

En anteriores brotes de la viruela del mono en la República Democrática del Congo el periodo de incubación se situaba entre los 15 y los 22 días. Sin embargo, en las personas que han participado en el estudio se ha calculado que el tiempo de incubación se ha reducido a los siete días. Para determinar el periodo en esta investigación, se contó el intervalo entre la posible fecha más temprana de contacto con una supuesta fuente de transmisión (es decir, una persona con viruela del simio sospechada o confirmada) y la fecha más temprana de inicio de los síntomas.

Establecido este breve periodo de tiempo de incubación los autores del estudio sugieren que es "poco probable que las estrategias de vacunación postexposición sean efectivas". Este es precisamente uno de los grupos incluidos por el Ministerio de Sanidad para suministar la vacuna de la viruela, pero el informe asegura que "tiene más sentido centrarse en la inoculación preexposición de los grupos de riesgo para el control de la transmisión" (incluido también en la estrategia de Sanidad).

Además, señala que el 18 por ciento de las personas positivas en viruela del mono que participaron en esta investigación tenían suministrada la vacuna de la viruela en su infancia. El hecho de haber sido contagiados a pesar de esa inoculación previa evidencia que "es importante y merece una mayor investigación la protección que proporcinoa este suero en el contexto del brote actual", afirman los investigadores.

Contagio por contacto directo con la piel


En la investigación de 'The Lancet', en la que ha participado el Hospital Universitario 12 de Octubre, el Hospital Universitario Germans Trias, la Fundación Lucha contra las Infecciones y el Hospital Universitario Vall d’Hebron, concluyen que los datos PCR de los pacientes en estudio (188) inidican que la carga viral es mayor en las lesiones cutáneas que en las muestras extraídas de la faringe. Por ello, deducen que el contagio por vía área es menos relevante que el que se produce por contacto directo con la piel. Este hallazgo justifica que el gran número de contagios, el 80 por ciento según el Ministerio de Sanidad, se estén produciendo en los encuentros sexuales.

Señalar el contacto con la piel como el principal causante del contagio lleva a los autores del estudio a concluir que "los aislamientos domiciliarios prolongados podrían no ser necesarios", aunque inciden en la necesidad de ampliar la investigación en el contagio a través de las vías respiratorias para saber cómo prevenir el contagio.

Tratamiento para el dolor por proctitis o amigdalitis


"Los médicos deben tener un alto índice de sospecha de la enfermedad", aseguran los investigadores puesto que la enfermedad puede manifestarse con síntomas atípicos. Proctitis, amigdalitis y edema de pene son algunos de los cuadros clínicos que han presentado los positivos por viruela del mono que han participado en este estudio. Estas enfermedades, asociadas a los positivos tras mantener relaciones sexuales anales u orales con otros positivos, son muy dolorosas por lo que requiere tratamiento sintomático. El 39 por ciento de los afectados por estas dolencias requirieron algún tratamiento para aliviar los síntomas, según los datos del informe publicado.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.