20 de septiembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 12:40
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Suspenden a 5 enfermeras de EEUU por contemplar el pene de un cadáver

Las trabajadoras estadounidenses se reunían en la morgue donde abrían la bolsa del fallecido para comentar sus genitales

Exteriores del hospital de Denver.
Suspenden a 5 enfermeras de EEUU por contemplar el pene de un cadáver
Redacción
Lunes, 11 de septiembre de 2017, a las 12:50
Cinco enfermeras de un hospital de Denver (EEUU) han sido suspendidas de empleo y sueldo durante tres semanas tras conocerse que admiraron, inapropiademente, los genitales de un paciente previamente y a posteriori de su fallecimiento.

En un primer momento, las trabajadoras se recrearon en el miembro viril del hombre que se encontraba incapacitado en primera instancia. Pero este acto se fue repitiendo después de su fallecimiento, y es que acudían a la morgue donde abrían la bolsa del cadáver para seguir contemplando el pene. La noticia se hizo pública debido a que una de las enfermeras escuchó como sus compañeras hacían una serie de comentarios inapropiados sobre el pene del fallecido, y decidió ponerlo en conocimiento del propio hospital.

En cuanto tenían ocasión, el grupo de enfermeras aprovechaba para ir a ver al fallecido y comentar su miembro viril por parte de "múltiples miembros del personal" que vieron como se producían estas reuniones, "incluso cuando estaba muerto", señala el informe de la policía de Denver. Además, también destaca que esta acción no constituye "ningún delito" al tratarse de un tema interno del propio centro hospitalario. .

La historia la dio a conocer el medio local 'Denver7 news', y ya ha circulado por las redes donde ha sido comentada por los usuarios. “Sé que debería estar pensando en la falta de profesionalidad y respeto de estas mujeres hacia un paciente pero, sinceramente, lo único que tengo en la cabeza es cómo de impresionante tenía que ser el cacharro de ese pobre hombre (en paz descanse) para que ese grupo de chaladas sintieran el impulso de querer verlo por última vez cuando el señor estaba en el otro barrio”.

Ante esta situación, el hospital ha decidido suspender a las trabajadoras de empleo y sueldo durante tres semanas y pedir perdón públicamente. La investigación ha indicado que este comportamiento viola las políticas y el código de conducta del hospital. Debido al conocimiento público de esta noticia, una de las integrantes de estas reuniones, ha decidido no recuperar su lugar del trabajo.