Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Solo una comunidad reduce su gasto sanitario per cápita en 12 años

La Fundación BBVA analiza la diferente evolución que ha tenido este parámetro en las autonomías desde 2002 al 2013

El gasto sanitario per cápita de las comunidades y su aumento entre 2002 a 2013.
Solo una comunidad reduce su gasto sanitario per cápita en 12 años
Lunes, 16 de mayo de 2016, a las 09:00
Cantabria es la única comunidad autónoma que ha reducido su gasto sanitario en especie per cápita entre 2002 a 2013, según el último informe sobre ‘Distribución de la renta, crisis económica y políticas redistributivas’ de la Fundación BBVA.

En concreto, esta región recorta en cuatro euros su gasto sanitario por habitante, pasando de 1.458 euros en 2002 a 1.454 euros en 2013, según este estudio, que cruza datos del Ministerio de Sanidad, el de Hacienda y el INE. Al otro lado de la balanza si sitúan las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla como las que más han incrementado este parámetro, de 1.015 euros en 2002 a 1.534 euros en 2013 (+519 euros). Le sigue País Vasco (+310 euros); Galicia (+223 euros de diferencia); la Comunidad de Madrid (+169); y La Rioja (+166).

No obstante, aunque ha podido recuperarse a lo largo de estos doce años, es precisamente La Rioja la autonomía que mayor caída ha tenido en este periodo estudiado. A lo largo de la crisis económica, todas las comunidades han reducido el gasto sanitario per cápita en mayor o menor medida, pero La Rioja lo hizo en 681 euros entre los años 2007 a 2013. Un recorte que también ha vivido la sanidad castellanomanchega (de 576 euros de 2009 a 2013); o la de Baleares (de 515 euros en el mismo periodo estudiado).

En 2013, el gasto sanitario en especie per cápita fue de 1.296 euros, muy por encima de lo registrado en cinco de las 18 autonomías ese año: Andalucía (1.137), Baleares (1.219), Canarias (1.288), Castilla-La Mancha (1.278), Cataluña (1.258) y la Comunidad Valenciana (1.246).

La Fundación BBVA detecta dos factores que explicarían estos números. Por un lado, el gasto público en sanidad no comenzó a disminuir hasta 2010, con un cierto desfase respecto a la caída en la renta de los hogares. Y por otro, las comunidades autónomas muestran importantes diferencias en gasto sanitario per cápita que no parece que se hayan reducido en el tiempo, sino que tienden a indicar que las regiones con mayor y menor gasto sanitario son siempre las mismas. “Estas diferencias regionales son, sin embargo, menores que las observadas en la renta disponible y, en consecuencia, es de esperar que la imputación de una renta derivada de los servicios sanitarios tienda a disminuir las desigualdades entre las comunidades autónomas y suavice ligeramente la caída en renta como consecuencia de la crisis”, detalla el documento.

El 50% del gasto sanitario va a servicios hospitalarios

El informe de BBVA también refleja la diferencia en los índices de Gini de la renta disponible de los habitantes en España y los de tres prestaciones que engloban más del 90 por ciento del conjunto del gasto sanitario en España (servicios hospitalarios y especializados, servicios primarios de salud y farmacia). De hecho, el primero de ellos se lleva más del 50 por ciento del gasto, mientras que el segundo llega a algo menos del 15 por ciento y el tercero, al 10 por ciento.

En definitiva, la Fundación BBVA determina, por un lado, que “los beneficios de las prestaciones afectan a toda la población, independientemente de su renta, pero una imputación de este tipo beneficia más, en términos relativos, a los estratos inferiores de renta”.

Acceda al informe de la Fundación BBVA