18 de diciembre de 2017 | Actualizado: Lunes a las 13:40
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Pesimismo, huelga y cabreo sindical ante la OPE nacional en sanidad

Los representantes del Ámbito critican la de coordinación entre Ministerio y CCAA y la poca transparencia de los datos

Arriba: Rafael Reig y Javier Martínez. Abajo: Antonio Cabrera, Gracia Álvarez y Gabriel del Pozo.
Pesimismo, huelga y cabreo sindical ante la OPE nacional en sanidad
Joana Huertas/Miguel Fernández de Vega
Domingo, 26 de noviembre de 2017, a las 20:00
A pesar de que la Oferta Pública de Empleo (OPE) a nivel nacional en sanidad ha sido una de las iniciativas más importantes en materia de recursos humanos del último año para reducir la interinidad del sector, el plan ‘estrella’ puede quedar en nada por falta de entendimiento. Los sindicatos que conforman el Ámbito de Negociación están cabreados, porque consideran que las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad no han sido transparentes, ni con las reuniones ni con los datos. Una situación que, además, vigila muy de cerca la justicia europea, quien ha instado a España a atajar la situación a corto plazo y reducir la interinidad por debajo del 8 por ciento. Algo que, como reconocen los sindicatos en el último debate de Sanitaria 2000, está lejos de producirse y puede derivar en una huelga a nivel general. 

Con esta OPE nacional en sanidad se hablaba, inicialmente, de convertir 130.000 plazas y puede que, finalmente, se queden en 105.000, según las últimas informaciones. ¿Siguen siendo suficientes?

Javier, presidente de Sanidad de CSI-F: Esto se debe a que las comunidades autónomas no han hecho los deberes y no han facilitado las plazas correctamente al Ministerio de Sanidad, inclusive, ni siquiera saben dónde englobar el personal de promoción interna. La OPE nacional en sanidad es como consecuencia del abuso que han tenido administraciones en materia de contratación.

Con esta medida, ¿se conseguirá rebajar la tasa de temporalidad en sanidad al 8 por ciento o no será suficiente?

Gabriel Del Pozo, vicesecretario general de CESM: Exclusivamente no, porque tiene un mínimo de tres años hasta que se inicie el proceso, más el tiempo de finalización de cada uno de ellos. Además, si se tienen en cuenta las tasas de jubilación que se van a producir en estos años, nunca nos acercaríamos a ese 8 por ciento de temporalidad si la OPE no va acompañada de otras medidas.

Rafael Reig destaca el desinterés de las CCAA en esta OPE.

¿Qué coste supondrá para las arcas públicas esta convocatoria masiva?

Gracia Álvarez, secretaria general de Salud de UGT: Una OPE de estas características va a conllevar un gasto, no voy a decir que no, pero, en principio, todas las plazas que van a salir estaban ocupadas por temporales y son estructurales. Otra cuestión es el tema del pago de la carrera profesional a interinos, donde algunas comunidades sí la reconocen y otras no.

¿Es mejor hacer esta OPE a la vez en todo el territorio que comunidad por comunidad?

Rafael Reig, secretario de Acción Sindical de Satse: Hay que recordar que las autonomías en ningún momento han sido transparentes con los datos e, incluso, con la propia voluntad para sumarse a esta OPE. Ha habido distintas regiones que sí han mostrado mayor interés, pero otras no, reduciéndose cada vez más el umbral de coordinación.

¿Qué comunidades no han sido del todo transparentes a la hora de facilitar los datos al Ministerio?

Rafael Reig: Cuando digo alguna es por no decir todas. Y no estoy hablando de los datos que han dado a Sanidad, sino a los sindicatos que hemos intervenido en esa negociación. Nosotros nunca hemos manejado una cifra que sea cierta y en muchas ocasiones las hemos obtenido recabándolas por nuestros propios medios. El Ministerio tampoco nos las ha proporcionado y entendemos que es porque las comunidades no se las han facilitado.

¿Cuáles son las autonomías donde hay que trabajar con más urgencia para atajar con la temporalidad? ¿Existen grandes diferencias entre unas y otras?

Gracia Álvarez: Hay diferencias. Canarias que tiene casi un 60 por ciento de temporalidad, por ejemplo, y por eso, es donde más plazas hay que sacar. También, a mayor número de personas en la plantilla que tenga, el porcentaje también varía.

Gabriel del Pozo lamenta que las negociaciones hayan sido "a tres partes".

CCOO alertaba hace pocos meses de que Cataluña era una de las comunidades que directamente no facilitaba los datos a Sanidad y que, como consecuencia, podría sufrir una fuga de médicos. ¿Cómo sigue la situación Antonio?

Antonio Cabrera, secretario general de FSS-CCOO: Curiosamente es de las pocas autonomías donde sí se ha firmado un acuerdo en el ámbito de la Mesa Sectorial de Sanidad y fue la semana pasada. No obstante, ya hemos alertado al Ministerio que mientras no conozcamos el desglose real de las plazas que manda las comunidades autónomas, no vamos a dar el sí.

Para CCOO es necesario que la reducción de la temporalidad al 8 por ciento sea para todas las categorías profesionales y como haya alguna comunidad que pretenda sacar la plaza de algún colectivo concreto, va a tener la oposición de mi sindicato de forma absoluta y radical.

¿A qué se debe ese cambio de actitud de Cataluña?

Antonio Cabrera: El problema es que no existía colaboración con el Ministerio, pero sí que estaban trabajando allí con los sindicatos. Se ha hecho un esfuerzo, se han puesto las plazas sobre la mesa y ha habido acuerdo. ¿Va a haber coordinación o no? Es una incógnita, pero sabemos que la interlocución con el Ministerio no existe y es más, las plazas que se aprobaron en esa mesa se las pasamos nosotros porque no las tenían.

¿Lamentáis que no haya habido una reunión conjunta entre Sanidad-comunidades-sindicatos para acelerar los plazos de esta OPE?

Gabriel del Pozo: Sí, esto es una reunión a tres partes donde nunca hemos estamos juntos y da la sensación de que no está muy coordinado. Creo que empezamos con buena voluntad y cada vez nos vamos separando más, lo que complica que se vaya a poder firmar esta OPE.

Uno de los problemas que existen –y que los sindicatos han pedido hacer como previa a la convocatoria- es la realización de un concurso de traslados y sabemos hay bastantes comunidades que no están muy por la labor. Entiendo que estamos en vías de negociación, pero me preocupan los visos oscuros que está tomando.

Un momento del debate de Sanitaria 2000 en el que han participado (de izquierda a derecha): Rafael Reig, secretario de Acción Sindical de Satse; Javier Martínez, presidente de Sanidad de CSI-F; Antonio Cabrera, secretario general de FSS-CCOO; Gracia Álvarez, secretaria general de Salud de UGT; y Gabriel del Pozo, vicesecretario general de CESM. 


Si no hay concurso de traslados previos, ¿el Ámbito de Negociación no apoyará la OPE nacional de sanidad?

Javier Martínez: CSI-F no. Para nosotros y supongo que para todos, es necesario que haya previamente un concurso traslados y, por eso, no entendemos bajo ningún concepto la reticencia de las comunidades autónomas para no establecerlo, sobre todo, en profesionales que llevan esperándolo 20 años.

Antonio Cabrera: Para CCOO hay tres premisas básicas: acordar todas las plazas, que haya un concurso de traslados previos y que la OPE sea para todas las categorías profesionales. Sabemos que hay un compromiso político pero no lo hemos visto reflejado en ningún acuerdo y sin él, no es posible reducir el 8 por ciento de temporalidad, al menos en el ámbito sanitario.

Gabriel del Pozo: La estabilidad laboral en sanidad tiene que ir ligada a un concurso abierto permanente y tiene que incluir, previamente, un concurso de traslados, para no condenar a trabajar en puestos de difícil cobertura. Pero si el sanitario sabe que podrá moverse en un año o dos, irá.

Rafael Reig: Para Satse, la condición sine qua non es que haya un concurso de traslados previo y que esto deje de ser un problema porque algunas comunidades llevan sin convocarlo entre diez y 15 años. Esta realidad solo se da en sanidad, mientras que en otros sectores similares, como educación, está perfectamente regulado y estructurado. Solo nos queda pensar que no es solo problema de las comunidades autónomas, sino que el Ministerio ha tenido dejación de funciones en su responsabilidad.

Martínez defiende un concurso de traslados previo a la OPE nacional en sanidad. 

Gracia Álvarez: La normativa del Estatuto Marco establece que el concurso de traslados se convocará, preferiblemente, cada dos años, pero hay comunidades autónomas que no se han hecho en 14. A esto hay que sumar que los profesionales que tienen una plaza en una categoría no se pueden presentar en la misma en otra región si la tienen en propiedad, lo que implica que se queden atrapados.

¿Qué beneficios aporta a los profesionales la fórmula de OPE?

Gabriel del Pozo: Si conseguimos que los sanitarios estén fijos en sus puestos, ya hay beneficio. Además, sabiendo que económicamente no tendría por qué tener ninguna afectación si se cumplen las premisas que se deben dar en todos los lados: igual trabajo e igual salario.

¿Qué porcentajes de interinidad se podrán reducir en las diferentes categorías?

Rafael Reig: Entendemos que con la tasa de temporalidad tan elevada, todas las categorías se van a beneficiar. Pero es evidente que las hay que son absolutamente mayoritarias en su volumen dentro del sistema como, por ejemplo, Enfermería. Lo que sí adelanto es que poniendo como horizonte la mejor expectativa para la resolución de esta OPE, seguimos pensando que nunca se va a alcanzar el 8 por ciento, y es más, que en un futuro volverán a tener tasas de temporalidad por encima de esa cifra. Porque que no se nos olvide, que todo este hablar de la temporalidad es porque Europa nos ha obligado, y, aunque ahora parece que hay cierta voluntad de los servicios de salud de acabar con ella, no pensamos que haya cambiado nada, porque sigue habiendo oscurantismo en todo lo que nos rodea.

Javier Martínez: Bajar al 8 por ciento la temporalidad en sanidad viene como consecuencia del debacle de la gestión que llevan haciendo las comunidades autónomas en los últimos 10 años. Sería perfecto si fueran competentes y se coordinaran para reducir esta tasa, pero el problema es que en el calendario que nos ha ofertado el Ministerio, consensuado con las comunidades autónomas, sólo hay 11 categorías profesionales de las cuales recogen 70.000 trabajadores y se quedan lejos de las más de 110.000 plazas que se quieren convertir.

Las "tres premisas básicas" de CCOO para la OPE nacional en sanidad.

Gracia Álvarez: UGT tenía la esperanza de que esta OPE saliera en su plazo, pero la verdad es que según va pasando el tiempo, se nos va llenando el cielo de nubarrones: los exámenes no empezarán a producirse hasta 2019.

Si se demorasen más los plazos iniciales para lanzar esta OPE, ¿se plantean los sindicatos convocar una huelga a nivel nacional?

Gracia Álvarez: No me gustaría llegara ese extremo, porque es el último recurso, pero si siguen tirando de la cuerda y aumenta la temporalidad… Y supongo que el resto de sindicatos estarán de acuerdo conmigo. También es una prioridad la recuperación del poder adquisitivo, la recuperación de derechos y acabar con la precariedad en el empleo. Porque si al Ministerio o a las comunidades autónomas les costará los despidos y la finalización de contratos de los temporales, se lo pensarían dos veces, porque al final parece que el único lenguaje que se entiende es el del dinero.

Antonio Cabrera: Si las comunidades no cumplen con lo pactado, que es bajar la temporalidad en sanidad al 8 por ciento, están en fraude de ley, como les han dicho desde Europa. Y los sindicatos no solo haremos huelga si no se cumple, sino que también inundaremos los juzgados con denuncias contra las autonomías y el Ministerio por incumplimiento de esta normativa comunitaria. Pero, ante todo, nuestra voluntad es negociar, como hemos demostrado.

Rafael Reig: Desde el primer día, los sindicatos del Ámbito le dijimos a Sanidad que si no sacaban adelante la OPE, inundaríamos los juzgados de reclamaciones, como ha dicho Antonio. Nuestra voluntad es negociar, pero lo que se dice negociar en esta materia, bien poco.

Los cinco representantes del Ámbito de Negociación con el Ministerio de Sanidad abordan las pecularidades de la OPE nacional para este sector. 


¿Se está negociando poco?

Rafael Reig: ¡Nada! Los sindicatos hemos hecho una negociación indirecta, ya que le contábamos las cosas al Ministerio y él a las comunidades autónomas. El proceso de negociación no ha existido.

Gabriel del Pozo: Todo lo que se está haciendo es por Europa y es muy importante que los que estamos manteniendo el sistema nos diéramos cuenta de lo mal que gestionan nuestros políticos. Las negociaciones que estamos manteniendo actualmente los sindicatos con las comunidades autónomas es como un diálogo de besugos: nosotros aportamos soluciones y ellos no las quieren ver. Por lo que la sensación que tenemos es que nos están tomando el pelo y nos están haciendo perder el tiempo.

Javier Martínez: De hecho, y a colación de lo que estaba contando Gracia sobre el tema de las indemnizaciones, Sanidad y las comunidades autónomas acordaron en septiembre, y cito textualmente, “retirar la obligatoriedad de informar específicamente a los trabajadores que puedan ser cesados por la incorporación de los opositores que tengan una plaza porque no existe en el Sistema Nacional de Salud”. Pero también decían: “retirar cualquier documento de derecho e indemnización por despido”, ya que ellos dicen que no existe todavía una jurisprudencia especifica al respecto.

Esto es dantesco porque, como dice Gracia, si tuvieran que pagar, la cosa se cuestionaba. Mantengo que el propietario de una plaza es más barato que el interino. Es cierto que cambias partidas presupuestarias de Sanidad a otro organismo, pero un propietario es más rentable porque no todos cobran igual.

UGT pide una misma fecha de examen para la OPE nacional del Gobierno en sanidad. 

¿Por qué hay problemas para cerrar las fechas de los exámenes a médicos? ¿Se ha podido solucionar? ¿Cuándo será definitivamente?

Gabriel del Pozo: De momento, no tenemos ni idea, porque las reuniones con el Ministerio son escasas y avanzamos poco. Todo eso sumado a que hay comunidades autónomas que tienen las miras muy cortas y piensan que si no coordinan los exámenes a nivel de médicos tienen más posibilidades de cubrir sus plaza. Es absurdo no coordinarse, porque es básico y fundamental.

Gracia Álvarez: Las que van más adelantadas en sacar el tema son Galicia, País Vasco y Aragón.

Javier Martínez: Recientemente, el Ministerio reconocía públicamente que no tenía las plazas de Galicia, por ejemplo.

Antonio Cabrera: Y lo más grave es que Galicia había firmado un acuerdo. A lo mejor las comunidades que menos han colaborado a nivel del Ministerio son las que van más adelantadas y las que más información han puesto sobre la mesa. Pero nosotros también tenemos un papel decisivo porque estamos en las autonomías y debemos presionarlas. Exijamos que se aplique el decreto de homogeneización de baremos y el temario único que garantice la igualdad de oportunidades.

Rafael Reig: Tenemos la sensación de que conforme avanza el proceso, se van perdiendo cotas de coordinación. Estamos ya renunciando a todo y llegando al extremo de que se está poniendo en duda, incluso, la posibilidad de que una misma categoría haga el examen en la misma fecha. Hacer una OPE conjunta con convocatorias por comunidades autónomas, temarios comunes y un baremo homogéneo no solo beneficia a los profesionales, sino también al Sistema Nacional de Salud.

Gracia Álvarez: La no convocatoria de los exámenes de forma simultánea entorpece el proceso y vuelve otra vez a aumentar la tasa de temporalidad. A eso se suma el problema de las jubilaciones y el envejecimiento en las plantillas, ya que vivimos en un país con un índice de envejecimiento alto y cada vez más los usuarios necesitan más servicios. Para solucionar todo esto, habría que quitar la tasa de reposición en sanidad y no dejarla al 100 por cien.

Conclusiones del debate. 

Conclusiones: ¿Es posible cerrar un acuerdo en 2017, como estaba previsto, o la fecha se va a ir mucho más allá?

Antonio Cabrera: Es necesario acabarlo en el 2017 si queremos cumplir con el único acuerdo que tienen las comunidades autónomas de hacer coincidir los exámenes de siete categorías en el primer semestre 2019. Pero si no se convoca ya, no va a dar tiempo y nos vamos a ir más allá de la idea inicial de tres años. Y en esta coordinación el Ministerio tiene bastantes obligaciones.

Javier Martínez: Los plazos son esenciales y los tres años van pasando. Llevamos nueves meses en vacío totalmente y lo más que se ve es que para el segundo semestre va haber convocatoria para once categorías profesionales. Se va a perder una oportunidad única de solucionar la deficiencia de los últimos diez años y si no lo solucionamos, dentro de otros cinco vamos a estar todavía peor.

Para eso, las comunidades autónomas tienen que obviar sus intereses, sino irá en detrimento de los profesionales, en particular, y de la población, en general. Estamos viendo cómo cada vez más se están envejeciendo las plantillas, no damos soluciones para conciliar la vida familiar, los sanitarios no pueden promocionar y se les están limitando, cada vez más, sus derechos. Insto a que las comunidades arrimen el hombro a Sanidad, porque si no habremos perdido una gran oportunidad, porque estamos envejeciendo las plantillas, no le estamos dando a los sanitarios una situación acorde para conciliar la vida familiar, no se pueden promocionar y estamos limitando muchos derechos que los profesionales tienen.

Rafael Reig: Estamos pensando tanto en los detalles que se nos olvidan las razones de la situación que estamos viviendo y que no se debe a otra cosa que a la poca voluntad que ha existido para que haya una verdadera coordinación en el SNS y, sobre todo, en estabilidad laboral en las plantillas.

Se están dando mínimos pasos para llegar a un sistema donde de verdad figuren todos los profesionales, pero no sólo el número, su edad, su especialidad y otras características, que ayuden a configurar las expectativas a futuro: cuántos se van a jubilar, en qué categoría, por qué comunidad autónoma, en qué ámbito… Eso es importantísimo para planificar los recursos humanos y no se están planificando. En algunas comunidades, los planes de ordenación de recursos humanos ocupan un folio, donde solo se refieren a la prolongación de la edad de jubilación para alguna categoría en concreto y ya está.

Desde Satse queremos dejar claro que la solución que se está abordando viene porque las comunidades se han visto forzadas por la Unión Europea y nos preocupa que en el futuro se repita esta situación.

Gracia Álvarez: En UGT nos preocupa la precariedad y la temporalidad, y si no se da un buen ‘empujón’ esta OPE no lo va a solucionar. Las comunidades saben que han cometido una ilegalidad, al abusar del artículo 9.3 en contratación y, por eso, es esencial sentarse a la mesa, negociar y ponerse de acuerdo.

Gabriel del Pozo: Voy a ser conciso: querer es poder y si se quiere, se puede.

Primera parte del debate sobre la OPE nacional en sanidad. 

Segunda parte del debate sobre la OPE nacional en sanidad.