Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 18:50
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Mínimo anual de parados en Fisioterapia, que vive su 'cuatrimestre mágico'

También se recuperan del paro otros oficios sanitarios como odontólogos, veterinarios, psiquiatras y fisioterapeutas

Los psicólogos también escenifican la recuperación de empleo en las llamadas profesiones emergentes del sector sanitario.
Mínimo anual de parados en Fisioterapia, que vive su 'cuatrimestre mágico'
Lunes, 19 de diciembre de 2016, a las 09:10
El número de licenciados en Psicología y Biología en paro se ha reducido de forma drástica a falta solamente del dato del mes de diciembre. De hecho, un vistazo a la gráfica que cuantifica a los desempleados de cada oficio deja ver una clara caída, en el último tramo del año, en los dos casos, en especial en el de los primeros, que en noviembre registraron el dato de paro más reducido de 2016 para estos profesionales (12.589 en concreto, un 1,9 por ciento menos que en el mes anterior).

Tras un ‘pico’ en el número de psicólogos sin trabajo producido en el mes de agosto con algo más de 14.000, la tendencia del colectivo desde entonces no ha dejado de caer, fenómeno estadístico que también se produce entre los biólogos con casi 8.000 desempleados en el octavo mes del año y 6.942 en el penúltimo, una vez más el dato más bajo de 2016 a falta solo de los resultados de desempleo de diciembre.

Aunque simbolizan con más claridad que otros oficios la recuperación laboral, los psicólogos y los biólogos no son las únicas profesiones ‘emergentes’ del sector sanitario que cumplen en la práctica con ese calificativo –se las conoce así en contraposición a las más consolidadas en volumen de trabajadores, caso de la mayoría de especialidades médicas, Farmacia y Enfermería–.

También otras de creciente desarrollo en el mercado laboral como fisioterapeutas, veterinarios e incluso psiquiatras disfrutan de motivos para el optimismo con vistas a conseguir un puesto de trabajo si se encuentran en paro o acaban de concluir su formación académica.

Los veterinarios, a pesar de un leve repunte del desempleo en noviembre (1.652 parados, un 1,16 por ciento más que en octubre) han visto disminuido el problema de no dar con trabajo a lo largo de 2016. En enero, unos 2.000 veterinarios estaban apuntados en los listados del Instituto Nacional de Empleo (INE); pero, en agosto, esa misma cifra bajó a poco más de 1.600 (con un leve aumento en septiembre a 1.660 parados, luego revertido en los dos meses siguientes).

Fisioterapeutas, odontólogos y psiquiatras

En cuanto a los fisioterapeutas, desde julio registraban un aumento progresivo en sus filas del paro (de 1.200 a más de 1.350 desempleados) lejos, en cualquier caso, de los más de 1.550 profesionales sin trabajo que contaban nada más comenzar 2016. Además, en noviembre ha descendido su número de parados (de forma muy tímida, eso sí: apenas un 0,51 por ciento –1.358 frente a los 1.365 de octubre–) marcando una posible ruptura de esa tendencia al alza que siguió al verano.

Los odontólogos, por su parte, también han visto descender el número de desempleados desde enero, e incluso ha bajado en noviembre (204 profesionales en paro frente a los 216 de octubre, mes en que subió la cifra de forma suave respecto a septiembre –200–).

Por último, los psiquiatras recuperaron su línea habitual de bajo paro tras la anomalía de los meses de mayo y junio, en los que vieron aumentadas sus cifras a 100 y 70 parados, respectivamente, y se mantienen desde entonces en niveles por debajo de los 50 profesionales sin empleo, al igual que sucedía entre enero y abril.