Covid-19: faltan 2.200 camas UCI para enfrentarse a una segunda ola 'dura'

Medicina Intensiva elabora un 'Plan de Desescalada en las UCI' teniendo en cuenta tres posibles escenarios de Covid-19

Ricard Ferrer, presidente de la Semicyuc.
Covid-19: faltan 2.200 camas UCI para enfrentarse a una segunda ola 'dura'
vie 03 julio 2020. 12.45H
La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) ha publicado el 'Plan de Desescalada en las Unidades de Cuidados Intensivos'. Un documento que, según explican, permitirá optimizar el trabajo en las UCI de España, tanto de cara a la situación actual de 'nueva normalidad' con pequeños rebrotes como a una posible segunda oleada de infecciones graves. Para este segundo escenario de pospandemia, el documento señala la necesidad de que haya hasta 2.200 camas más en las UCI

La sociedad científica ha utilizado el último censo realizado por el Ministerio de Sanidad (2017). en el que se muestra que la disponibilidad de camas de UCI a nivel estatal es de 4.519 en hospitales públicos y 1.137 en hospitales privados. Es decir, que por cada 100.000 habitantes hay unas nueve camas. 

- DIRECTO | Acceda aquí a la evolución del coronavirus Covid-19 -

Sin embargo, según los datos del Ministerio de Sanidad y del Instituto de Salud Carlos III, a día 15 de mayo de 2020 en España necesitaron ingresar en una UCI por Covid-19 un total de 11.464 pacientes. Eso elevó la necesidad total de camas de UCI de forma global a 24,39 por cada 100.000 habitantes. "Esto conlleva un déficit considerable de camas en situación de pandemia", recalcan. 

Ocupación de camas UCI según la comunidad autónoma.


Los intensivistas han tenido en cuenta en sus cálculos que la situación no ha sido igual en todas las comunidades autónomas. Por eso han evaluado el pico máximo de ingresos en todas. Explican que la máxima ocupación de camas de UCI se produjo entre los días 30 de marzo y 9 de abril de 2020, con un máximo de ocupación de aproximadamente 4.461 camas de UCI de forma simultánea en todo el país. 

Siguiendo con la cobertura de la necesidad de camas UCI, señalan también que "uno de los principales inconvenientes de esta pandemia ha sido la paralización casi completa de la actividad hospitalaria no-Covid-19. Por eso, la planificación de la asistencia en futuros rebrotes debe tener en cuenta el poder mantener las actividad asistencia no-Covid-19", indican.

Tres escenarios diferentes


Sabiendo la ocupación por comunidad autónoma y la necesidad de seguir con la asistencia, los intensivistas han estudiado tres posibles esenarios diferentes. Y dentro de cada uno han contemplado dos opciones respecto a la ocupación de camas de UCI con pacientes:

50 por ciento de ocupación no-Covid respecto a lo habitual.
25 por ciento de ocupación no-Covid respecto a lo habitual.

Para calcular el porcentaje de ocupación No-Covid, la sociedad ha asumido una ocupación habitual de las camas disponibles de UCI del cien por cien para situarse en el peor escenario posible.

Estimación de necesidades en función de diferentes escenarios.


Estos supuestos les ha conducido a los siguientes escenarios:

1. Escenario pesimista

"Contempla la misma ocupación que la pandemia actual, lo que implica una ocupación del cien por cien de camas disponibles de UCI a nivel estatal y una necesidad de ampliación para dar respuesta a los pacientes Covid-19 y no-Covid-19", explican.

Con todo, el número de camas necesarias en este escenario serían 6.720 camas asumiendo un 50 por ciento de actividad no-Covid-19, es decir, unas 2.200 más con respecto a las 4.519 que el Ministerio de Sanidad (2017) muestra que están disponibles a nivel estatal en los hospitales públicos; y 5.590 camas en el caso de un 25 por ciento de actividad no-Covid-19.

2. Escenario medio

Contempla una ocupación del 60 por ciento de la actual en el momento del pico de pacientes Covid-19. Esto aseguran que supone una necesidad de 4.935 camas con un 50 por ciento de actividad no-Covid-19 y 3.805 camas con un 25 por ciento de actividad no-Covid-19.

3. Escenario optimista:

El último escenario, el más optimista, contempla que la tasa de ocupación en el pico máximo de la pandemia sea únicamente del 30 por ciento de la actual, lo que implicaría 3.597 camas con una actividad del 50 por ciento de lo habitual no-Covid-19, y 2.467 camas si se reduce la actividad no-Covid-19 al 25 por ciento de lo habitual.

Todos los escenarios apuntan a más camas 


"Todos los escenarios implican un crecimiento de camas respecto a las actuales, aunque se incorporasen las camas actuales del sistema de salud privado", aseguran en el plan. 

Y recalcan que uno de los aspectos importantes de la pandemia Covid-19 ha sido la relevancia de las UCI en la asistencia de los pacientes, "siendo un eslabón clave en la cadena de asistencia sanitaria". "Es por ello que es necesario redimensionar las UCI para poder dar respuesta a futuras pandemias", aseguran.




Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.