Matesanz: "La innovación científica no sustituirá a la donación de órganos"

El fundador de la ONT presenta a Redacción Médica su nuevo libro: 'Gestión con alama: las claves del éxito de la ONT'

Rafael Matesanz, fundador y exdirector de la ONT, presenta a Redacción Médica su último libro.
Matesanz: "La innovación científica no sustituirá a la donación de órganos"
La bata de médico de Rafael Matesanz ya comienza a acumular polvo en su despacho, tras más de dos años que cedió el testigo como director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) a Beatriz Domínguez Gil. En este tiempo, ha aprovechado para desempolvar otras aficiones, como la escritura. “La verdad es que me gusta mucho escribir, y lo cierto es que para mí hacer este libro era una obligación. Necesitaba contar todo lo que ha sido la ONT en estos más de 30 años de existencia”. Dicho y hecho. El doctor Matesanz presenta ahora su último libro, ‘Gestión con alama. Las claves del éxito de la Organización Nacional de Trasplantes y su aplicación a la empresa’ (La esfera de los libros), una obra donde cuenta las claves que han llevado a la ONT a ser un modelo de referencia en todo el mundo. Un ejemplo de eficiencia y coordinación que se puede extrapolar a cualquier sector empresarial.

¿Qué es el ‘modelo español’ al que hace referencia en este libro?

El modelo español de donación y trasplantes surgió como una necesidad. En el año 1989 se crea la ONT, porque la situación era bastante complicada, había un descenso de donaciones bastante marcado desde el año 86 y no había remontado posteriormente.  Ya en 1992 éramos los primeros del mundo en donación. Y a partir de ahí, hemos seguido un perfeccionamiento continuo del modelo, durante estos 30 años, establecimiento un proceso innovador y trasladandolo a todos aquellos países que nos lo han solicitado, que en estos momentos se puede decir que son todos en el mundo.

Rafael Matesanz: "Pese a que el golpe en el caso de las médulas alemanas fue muy duro, conseguimos avanzar gracias a los medios de comunicación"

¿Cuál fue el punto de inflexión para convertir ese ‘Modelo Español’ en una referencia mundial?

Probablemente fue el generar esa dinámica en el aumento de las donaciones en aquellos hospitales donde realmente el coordinador funcionaba bien, el encontrar la persona adecuada, ponerlo en el sitio y en el momento adecuado. Todo eso puso de manifiesto enseguida que cuando esa estrategia se hacía en cualquier hospital, la donación subía de una forma inmediata. Esa correlación entre el factor humano y los resultados obtenidos es la base del modelo español.

Y todo ese éxito, pese a la burocracia…

Sí, la verdad es que los cambios de Gobierno han sido un problema continúo. Hay que tener en cuenta que durante los 30 años que lleva la ONT han pasado 17 ministros de Sanidad. Es decir, ni siquiera la media es de dos años por ministro, y a veces bastante menos. Todo eso ha condicionado mucho. Afortunadamente, hemos salido vivos y ahí están los resultados pero en tiempos de interinidad continua, como el que vivimos ahora, es muy difícil sacar adelante decisiones ejecutivas.

¿Se ha tenido usted que enfadar mucho con estos ministros para sacar adelante las normativas exigidas por la ONT?


"Sin duda, los mejores ministros de Sanidad que han tratado a la ONT han sido Ana Pastor y Trinidad Jiménez"


Bueno, ha habido de todo. Naturalmente, con tantos ministros ha habido muy buenos, los ha habido muy malos y los ha habido indiferentes. Y lo cierto es que con algunos sí hubo un choque frontal, ya que no veían a la ONT como una prioridad. La organización ha sobrevivido a pesar del ministro de turno.

No le voy a preguntar con cuál se enfadó más, pero ¿quién fue el que más se preocupó por la ONT?

Ha habido dos que han marcado de forma positiva la trayectoria de la ONT. Una fue Ana Pastor, sin duda. Y otra, Trinidad Jiménez.

¿Existe en España un modelo de éxito similar al de la ONT?

Lo que he pretendido hacer en este libro es explicar que este modelo funciona si existe solidaridad por parte de la población, y si hay un buen Sistema Nacional de Salud, como el que tenemos en España. Pero además de eso hace falta algo más, hace falta organización y un sistema integral de gestión, que es lo que hemos conseguido. Un sistema de gestión de recursos humanos, de innovación, de desarrollo…

Y entonces claro, la siguiente pregunta es: "¿Y esto no se puede aplicar en otros aspectos de la sanidad, o de otros sectores?". Lo que trato de demostrar en el libro es que sí se puede aplicar. En la ONT somos 40 personas, cuyo éxito radica en que han conseguido establecer un sistema de gestión horizontal, y que hoy en día se está desarrollando en multitud de multinacionales, las cuales ven que una de las causas de su éxito es esa descentralización. Esa repartición de responsabilidades, pero compartiendo una misma finalidad.

¿Qué parte de culpa tiene usted en ese éxito?

Yo creo que en una orquesta todos los que intervienen tienen su parte de culpa, y el director, como es obvio, también. Un trasplante es una cadena de personas en las que todo el mundo es importante. Y este concepto lo hemos asimilado todos los que trabajamos en el Sistema Nacional de Salud. Por lo tanto, no se puede decir que en este sistema haya gente que tenga un mayor protagonismo que otro, sino que realmente el mérito del sistema es que todo debe funcionar de la A a la Z.

¿Cuál fue la peor crisis que usted tuvo que afrontar como director de la ONT?

Sin duda el problema que tuvimos con, lo que yo llamo en el libro, las médulas alemanas. Esa fue la peor crisis, porque realmente fue el intento de una multinacional alemana de entrar en España a desarrollar su actividad dentro de la donación de médula y entró hasta la cocina. Aquella situación dio lugar a un enfrentamiento tremendo, con presiones a todos los niveles. En mi caso, llegué a recibir amenazas nada veladas en Bruselas con este tema. Pese a que el golpe fue muy duro conseguimos avanzar, gracias en parte a los medios de comunicación. La información se manejó con una habilidad tremenda por parte de nuestra directora de comunicación, Matilde Duque. Finalmente, aquel problema se cerró con una modificación legal con el acuerdo de todos los grupos parlamentarios en 48 horas. Todos dieron su sí ante la petición de la ONT. Todo se zanjó aclarando que solamente podía haber en España un registro oficial de donaciones gestionado por quien dijera el Ministerio Sanidad.

Rafael Matesanz es fundador y exdirector de la Organización Nacional de Trasplantes.


¿Fue en ese momento cuando notó la verdadera relevancia de la ONT en la sociedad española?

Sí. Realmente creo que la gente entendió que la situación era complicada para la ONT. Entendió que era necesario mantener esa posición y ese prestigio. Y el apoyo de las instituciones fue muy positivo.

Le pregunto desde la barrera. ¿Cómo cree que se ha gestionado el ‘caso Abidal’ por parte de la ONT?

El 'caso Abidal' es un caso muy extraño. La forma en la que se gestionó desde el Hospital Clínico fue de acuerdo con todos los protocolos y con todos los requisitos legales y realmente ahí no hubo absolutamente nada. En definitiva, ¿qué ha pasado ahí? Pues sinceramente no lo sé. Quiero creer que todo se hizo de acuerdo a derecho y que no pasó absolutamente nada, de lo contrario estas cosas sí que minan la confianza de la población.

¿Le fue muy difícil convencer a ese grupo humano que le acompañó en el inicio de esta aventura?

Pues me resultó sorprendentemente fácil. Fue un grupo de enfermeras a las que nunca les agradeceré bastante que se vinieran conmigo a saltar al vacío. Hay que tener en cuenta que cuando se creó la ONT éramos dos secretarias y yo. Después, un grupito de seis enfermeras que yo pude recolectar fundamentalmente del Ramón y Cajal. Sin ellas no habría sido posible...

¿Y cómo se consiguió ampliar ese grupo?

A los médicos era muy difícil convencerles dar ese salto al vacío, porque supone dejar de ver enfermos y eso es complicado. La verdad es que costó, pero al final en los siguientes años poco a poco hubo un grupo de tres o cuatro médicos que fueron los que realmente pegaron el impulso a la ONT.


"La mayoría de los políticos no funcionan bien de cara a los medios de comunicación"


¿A qué político le recomendaría este libro a la hora de gestionar una crisis política?

Se lo recomendaría a casi todos, porque es que continuamente se está viendo lo mal que se gestiona la crisis informativas, permitiendo que el problema se infle cada vez más. La verdad es que hay muy poca cultura de gestión de crisis y la mayoría de los políticos no funcionan bien de cara a los medios de comunicación. Otros, en cambio, sí. Políticos con una gran habilidad mediática y respaldados con grandes gabinetes de comunicación.

En este libro, cada capítulo se inicia con una cita histórica. ¿Con cuál de todas ellas se quedaría?

Hay una que siempre me ha hecho mucha gracia y que es de Winston Churchill, o por lo menos se lo atribuyo a él. Esa que dice que 'la clave del éxito es ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo'. Pues para mí, esa frase me ha parecido que resume a la perfección los comienzos de la ONT.

Tras estos 30 años de vida, ¿hacia dónde va la ONT?

De lo que más me siento orgulloso de estos años de vida de la ONT es haber tenido una buena sucesión, y eso no ha sido fácil. Creo que la ONT en estos dos años y pico desde que yo me jubilé no solamente es que esté consolidada sino que sigue su línea ascendente. En los últimos 5 años ha tenido un crecimiento de la donación de un 30 por ciento, que ha sido el máximo de la historia de la ONT. Esto demuestra que estamos en una fase ascendente, que todos los proyectos que se estaban llevando acabo se han fortalecido y que incluso hay algunos nuevos que son realmente muy útiles como la alianza con la sanidad privada.

Ya que usted menciona la alianza con la privada, ¿ha tardado en llegar?

No. Esa alianza ha existido siempre, lo que pasa es que estaba centrada en determinadas comunidades. Lo que se ha hecho ahora es institucionalizar esa alianza. La situación era que la alianza con la privada empezó a funcionar en Baleares en los años 90. Después en Cataluña. Pero, por ejemplo, en Madrid no terminaba de funcionar, ya que es una comunidad cuyos índices de donación están en la parte media baja de España. En definitiva, el haber institucionalizando esto y sobre todo el haber creado un clima muy positivo con el sector privado para la donación de órganos es algo tremendamente valioso.

¿La innovación científica va a sustituir a corto plazo a la donación de órganos?

No, no va a sustituirla. No tenemos que ver a la donación tal y como se ve ahora como algo a sustituir porque va a estar ahí durante muchos años.

¿Cuál es el próximo reto para Rafael Matesanz?

Fundamentalmente vivir. Creo que escribir este libro era un poco una obligación porque es necesario contar todo lo que ha sido la ONT, todo lo que me ha hecho y es necesario contarlo con la perspectiva que dan ya un par de años jubilado y transmitir esas experiencias para quienes las quiera utilizar. Aparte de eso, sigo dando mis conferencias y siempre que solicitan mi opinión por supuesto la doy, pero yo creo que ya ha llegado un momento en que lo fundamental es vivir, disfrutar de la familia y de mis nietos.

Rafael Matesanz, en un momento de la entrevista. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.