23 de agosto de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 11:40
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Maduro fulmina a su ministra de Sanidad

La que era titular de la cartera desveló que mueren un 30 por ciento más de niños y un 65 por ciento más de madres

Nicolás Maduro y la exministra Antonieta Caporales.
Maduro fulmina a su ministra de Sanidad
Redacción
Viernes, 12 de mayo de 2017, a las 11:30
Nuevo intento del Gobierno de Venezuela por ocultar su crisis sanitaria. El presidente Nicolás Maduro ha relevado de su cargo a la ministra de Salud, Antonieta Caporales, un día después que su cartera publicase un informe en el que se confirmaba un aumento de la mortalidad infantil en el país. La decisión del primer mandatario no ha venido acompañada de ninguna explicación oficial sobre el cese.

El cambio ha sido anunciado en la Gaceta Oficial. El nuevo ministro de Salud será Luis López Chejade, quien fue secretario de Salud del estado de Aragua cuando el actual vicepresidente del país, Tareck El Aissami, era gobernador del mismo. En este sentido, queda cortada la trayectoria de la ministra que solo logró cinco meses en el cargo.

El Ministerio de Salud desveló que la mortalidad infantil aumentó un 30 por ciento en Venezuela en el año 2016, mientras que la mortalidad materna se incrementó un 65 por ciento y los casos de malaria aumentaron un 76 por ciento. Los datos, que llegan después de casi dos años de silencio estadístico, evidencian que los fallecimientos de niños de entre cero y un año en 11.466, un 30,12 por ciento más que en 2015.

Entre las principales causas, el Gobierno cita sepsis, neumonía, síndrome de dificultad respiratoria y prematuridad. Sin embargo, no son los únicos datos preocupantes. Según las cifras oficiales, 756 mujeres perdieron la vida durante el embarazo o en los 42 días posteriores al parto, lo que supone una subida del 65,79 por ciento con respecto a los datos del año anterior.

Las estadísticas demuestran también un elevado número de casos de difteria, una enfermedad potencialmente mortal en cinco de cada diez casos y que Venezuela dio por controlada en la década de los noventa. En 2016, 324 personas sufrieron difteria, en comparación con el nivel cero del año anterior. Por otra parte, Venezuela registró, en 2016, 240.613 casos de malaria, un 76,4 por ciento más, mientras que el número de enfermos de zika se situó en los 59.348, una drástica subida en comparación con los 71 pacientes de 2015.