Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Los sanitarios británicos votan inmersos en una gran fractura generacional

Los trabajadores jóvenes del NHS se vuelcan contra Theresa May y hacen campaña para erosionar su apoyo

Theresa May y Jeremy Corbyn.
Los sanitarios británicos votan inmersos en una gran fractura generacional
Sergio López
Jueves, 08 de junio de 2017, a las 09:10
No es tanto ir con el laborista Jeremy Corbyn como ir en contra de la conservadora Theresa May, a quien acusan de querer “destruir” el Sistema Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés). Decenas de conocidos activistas y tuiteros de la sanidad británica se han unido a la llamada Progessive Alliance, que promueve el voto en cada distrito electoral para el candidato que puede desbancar a los tories; generalmente uno del Partido Laborista o, menos habitualmente, liberal-demócrata.
 
La mala situación financiera de la sanidad británica y el malestar laboral de los empleados ha distanciado a buena parte de ellos con respecto de las políticas del Partido Conservador. Según la prensa británica, una amplia mayoría de los trabajadores del NHS vota contra los tories. Sin embargo, esto no suele ser suficiente para contrarrestar la voluntad de otros sectores, especialmente aquellos de más edad, que suelen votar conservador. Por eso, numerosos empleados del NHS se han sumado a distintas iniciativas para convencer a sus vecinos, con el boca a boca, de que hay alternativa a las políticas de May.
 
Joan Pons, un enfermero catalán con dos décadas trabajando en el NHS y miembro de varios colectivos que representan a los trabajadores europeos en el Reino Unido post-Brexit es uno de los que ha secundado esta campaña y explica a Redacción Médica cómo pretenden estropearle a May la mayoría absolutísima o landslide victory que buscaba cuando convocó elecciones anticipadas.
 
“La gente del sector público hemos hecho mucha fuerza y hemos utilizado Facebook y todas las demás redes sociales para contrarrestar a los periódicos, que están casi todos con May”, explica el enfermero, quien cree que todo esto ha servido no solo para mejorar la pésima imagen que la prensa daba de Corbyn, sino para hablar de las políticas que propone el partido de este último, “no como Theresa May, cuya campaña ha estado centrada en sí misma, pero no ha dicho casi nada de lo que va a hacer”.
 
Una de las iniciativas en las que ha participado Pons es una campaña para que los jóvenes hablen con las generaciones mayores que no tienen acceso a las redes sociales, dado que, también en el NHS, los trabajadores de más edad prefieren a los tories. “Ha funcionado bien y muchos han cambiado su intención de voto. Por eso la ventaja de los conservadores de ha reducido muchísimo”.
 
En opinión de Pons, este activismo de los trabajadores del NHS y otros servicios públicos está detrás del repunte de los laboristas en las encuestas. Aunque suobjetivo ideal es sacar del poder a los conservadores, por entender que sus políticas “deterioran” el sistema sanitario, sabe que es difícil.

De momento sí se puede decir que la campaña no ha sido la que May hubiera querido, y en eso los trabajadores sanitarios, que se sienten agraviados por el Gobierno, han puesto su granito de arena. “Si me lo hubieras preguntado hace seis semanas te habría dicho que los conservadores van a ganar de calle. Ahora no lo sé”, concluye Pons.