20 feb 2019 | Actualizado: 22:00

López-Otín se defiende: "La retirada de los artículos es dañina"

La 'Journal of Biological Chemistry' ha eliminado ocho antiguos trabajos del reconocido investigador por varios errores

El investigador Carlos López-Otín.
López-Otín se defiende: "La retirada de los artículos es dañina"
lun 28 enero 2019. 22.20H
Carlos López-Otín, uno de los investigadores más reconocidos en España, considera que la retirada de ocho de sus artículos por parte de la revista científica 'Journal of Biological Chemistry' (JBC) resulta "dañina para la comunidad científica". El catedrático en el área de Bioquímica y Biología Molecular en el departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Oviedo considera que, a pesar de los fallos encontrados en alguno de los paneles de dichos trabajos, los datos son correctos y "han sido validados".

"Mi desolación fue absoluta al comprobar que, a pesar del enorme esfuerzo invertido en cada uno de estos artículos, en algún panel de dichos trabajos había fallos que no deberían haber estado ahí nunca. De haberlo sabido en algún momento a lo largo de los casi 20 años que han transcurrido desde la publicación de los mismos, y a pesar de que dichos fallos no tienen ninguna transcendencia para el mensaje principal del artículo, mi acción hubiera sido la de corregir dichas figuras y pedir disculpas a la comunidad científica por no haber detectado la existencia de dichos errores en trabajos salidos de mi laboratorio", explica en un comunicado remitido a Redacción Médica.

Defectos en la preparación de los paneles 


Sin embargo, prosigue, el laboratorio ha tenido que retirar ocho artículos que habían sido publicados en la JBC por "la presencia de defectos en la preparación de algunos paneles". El bioquímico precisa que, en este sentido, y dado que los trabajos fueron divulgados entre los años 2000 y 2007, pidieron publicar una corrección de los mismos, "aunque los errores no tenían ningún impacto sobre el mensaje principal del artículo·.

"Nuestro grupo procedió a enviar a la revista las imágenes originales, que respaldaban sólidamente los resultados presentados en dichas figuras. En algunos casos en los que los datos originales no estaban disponibles debido al largo periodo de tiempo transcurrido, nuestro laboratorio procedió a repetir los experimentos, obteniéndose los mismos resultados", añade.

Es por eso que, según su comunicado, reconocieron "no sin vergüenza" que esas fatas existían. "Aunque los errores no tenían ningún impacto sobre el mensaje principal del artículo, comunicamos a la revista nuestro deseo de publicar una corrección". Sin embargo, la revista solicitó su retirada

No admitieron la corrección de los errores


López-Otín asegura que estudios que han sido retirados describían la identificación de nuevos genes de proteasas, y una caracterización preliminar como enzimas proteolíticos, cuya existencia no se duda en la comunidad científica. "Por lo tanto, los hallazgos que se describen en estos estudios han sido ampliamente validados por la comunidad científica, habiendo sido citados por más de 800 artículos", prosigue.

"En este punto cabe preguntarse que si los resultados mostrados en un artículo son ciertos, los experimentos reproducibles y los resultados han sido validados por la comunidad científica, ¿cuál es el beneficio de la retirada de los mismos? En nuestra opinión y en la de un gran número de investigadores esta decisión es dañina tanto para la ciencia como para los científicos. Dado que los artículos son muy antiguos, y los resultados han sido validados, si se detecta un error y este puede ser corregido, los autores somos los primeros interesados en corregirlo, por mínimo que sea. Esta práctica no sólo permite corregir la literatura, sino pedir disculpas a nuestros colegas, con la máxima humildad, por no haber detectado a tiempo un fallo", argumenta.

El bioquímico español insiste a Redacción Médica en que estos datos han sido revisados por medio centenar de científicos españoles de primera fila en su campo, así como otros científicos internacionales. "Ellos, a iniciativa propia, comunicaron a la revista su oposición a la retirada de estos artículos, considerando que se hacía un flaco favor a la ciencia con una retirada de artículos que ya habían sido validados por numerosos grupos, siendo mucho más apropiada una corrección de estos paneles", concluye. 







Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.