Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 10:40
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La sanidad reconoce el legado humanista de Castro Beiras

El poder político y la elite científica le rinden un homenaje póstumo

El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, frente a la imagen de Alfonso Castro Beiras.
La sanidad reconoce el legado humanista de Castro Beiras
Miguel Fernández de Vega
Jueves, 12 de mayo de 2016, a las 21:50
La cúpula del poder político y de la Cardiología españolas han rendido homenaje al cardiólogo Alfonso Castro Beiras, fallecido en febrero, en un acto en la Casa del Corazón de Madrid que ha ensalzado su inteligencia no solo científico-técnica, sino también humana y emocional, una cualidad integradora que, a tenor de lo esgrimido por diversos médicos ponentes, no siempre se atesora en un sector tan cualificado y competitivo.

El presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría; la ministra de Fomento, Ana Pastor; el presidente de la SEC, Andrés Íñiguez Romo; el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, y el secretario general de Sanidad, José Javier Castrodeza.


El ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, ha ensalzado su figura y memoria y se ha dirigido a los médicos internos residentes en la especialidad de Cardiología del nuevo curso, quienes “se preguntarán por qué se rebautiza este auditorio con su nombre interesándose por quién era y lo que hizo”.

Alonso citó el último informe oficial expuesto por Castro Beiras en el propio Ministerio en el que se refería a las “barreras por derribar” en el Sistema Nacional de Salud (SNS), y ha destacado la “lucidez con que analizó y propuso adaptarlo al cambio demográfico que se avecina y también al cambio tecnológico y científico, difícil de trasladar a la población en beneficio de su salud”.

Los altos cargos políticos que han asistido al homenaje posan en la Casa del Corazón, sede la SEC, con el presidente de ésta última.


Otra de las admiradoras del médico y cardiólogo, la ministra de Fomento en funciones Ana Pastor, ha evocado su obra y su figura humana “de extraordinaria trayectoria”. “Hoy, querido Alfonso, se han invertido los papeles y somos nosotros los que nos mostramos generosos contigo, una de las personalidades médicas más brillantes de nuestro país”, ha declarado.

Según Pastor, “Alfonso Castro Beiras se desvivió por los pacientes y luchó por el acceso a los servicios sanitarios en condiciones de equidad como buen humanista que era; siempre vi en él tanto la valía como médico, denominación que prefería a la de cardiólogo, como la personal”.

Además, la ministra de Fomento ha subrayado su capacidad analítica y su empeño obsesivo por acortar los tiempos de atención urgente del infarto y determinar los estándares mínimos de atención sanitaria de la población española. “En el seno del Consejo Interterritorial se aprobó el Plan Nacional de Cardiopatía Isquémica, y eso se lo debemos a él”, ha asegurado.

“Fue el pionero en la innovación de la gestión clínica”

Pastor reveló además que Castro Beiras fue pionero en promover la gestión de la salud, y, más en concreto, la creación de unidades de gestión clínica en los hospitales. “En él había tanto rigor científico como química con las personas, una inteligencia compartida propia de un gran creador de equipos”, expuso.

Lorenzo Silva Melchor, vicesecretario general de la SEC y cardiólogo del Puerta de Hierro de Madrid; José Manuel Vázquez, jefe del Servicio de Cardiología del Complejo Hospitalario de A Coruña (Chuac), y Eduardo De Teresa Galván, expresidente de la SEC y jefe del Servicio de Cardiología del Clínico Virgen de la Victoria de Málaga.


También el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, se ha unido al homenaje a Castro Beiras y ha aludido a la Medicina como un terreno fértil para la poesía y la inteligencia emocional, valores que este último representó.

“Su infinita inteligencia, el torrente de ideas que surgían de su mente, sus cualidades como visionario, sus capacidades como gestor clínico, la necesidad de disponer de una Agencia del Medicamento más ágil... y, ante todo, su compromiso irrenunciable con los enfermos: todo ello lo poseía Castro Beiras, quien disponía de autoridad e influencia como ningún otro”, ha dicho.

Ana Pastor, José Manuel Romay Beccaría y Alfonso Alonso en sendas intervenciones para honrar la persona de Alfonso Castro Beiras.


Asimismo, el presidente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), Andrés Íñiguez Romo, ha recordado la llamada telefónica de Castro Breiras, en febrero de 1995, para pedirle su acceso a la Junta Directiva de la SEC, a la que accedió como vicesecretario tres años más tarde. Y, acto seguido, ha repasado la historia reciente de la sociedad científica, presidida por el homenajeado entre 1998 y 1999.

El máximo responsable de la SEC ha traído a colación la creación, en abril de 1999, del Consejo Asesor de esta sociedad científica, inspirado en el organismo homólogo del Ministerio de Sanidad y que se debió a la iniciativa personal de Castro Beiras.

Asimismo, se ha referido al primer plan estratégico de la SEC, ese mismo año, también idea original del médico protagonista del acto, del que ha destacado su serenidad y discreción, su presencia en el poder “entre bambalinas” y su capacidad para “mirar a lo grande y avanzar”, en expresión tomada prestada del filósofo español José Ortega y Gasset.

“Lo más urgente es ir despacio”

Íñiguez Romo ha parafraseado también al neurólogo portugués Antonio Damasio al decir que “no hay proyecto que valga sin emoción” ya que, en su opinión, reproduce con fidelidad lo que el propio Castro Beiras defendía a capa y espada. Además, le ha atribuido otra máxima, la que reza que “lo más urgente es ir despacio” y que alude a la capacidad del cardiólogo para actuar con atención plena sin dejarse arrastrar por las circunstancias.

El presidente de la SEC entre el saludo del ministro de Sanidad, a su llegada a la Casa del Corazón, y el vicesecretario general de la sociedad científica.


En su intervención, Eduardo De Teresa Galván, expresidente de la SEC y jefe del Servicio de Cardiología del Virgen de la Victoria de Málaga, ha atribuido a Castro Beiras la virtud del sabio, en su opinión aquél capaz de utilizar los conocimientos y la experiencia como combustible de la inteligencia, en lugar de una erudición insensible.

“La sabiduría de Alfonso estaba teñida de generosidad; todos estamos en deuda con él”, ha zanjado De Teresa Galván, cualidades “que le convirtieron en un líder alejado del patrón al uso habilidoso para el pensamiento analítico, la curiosidad y la propuesta de cómo mejorar la sociedad, algo que no todo el mundo comprendió”, ha añadido.

Su labor en el Servicio de Cardiología del CHUA

Por su parte, el actual jefe del Servicio del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña, José Manuel Vázquez, ha ensalzado la figura de su antecesor en el cargo glosando su currículum profesional, del que ha recordado su formación en la especialidad de Cardiología y Medicina Interna en el Puerta de Hierro de Madrid.

El secretario general de Sanidad (en el medio) con el presidente de la Fundación Española del Corazón (a su dcha.), Carlos Macaya, y el director de Relaciones con las Comunidades Autónomas de Farmaindustria, José Ramón Luis-Yagüe. 


El Servicio de Cardiología del entonces Complejo Hospitalario Juan Canalejo nació, de hecho, de la mano de Castro Beiras a partir de 1977, ha recordado Vázquez, quien también ha señalado a la creación por el ilustre médico a partir de ese hospital de un Área del Corazón en los años 90.

Vázquez ha subrayado, asimismo, el proyecto de atención al infarto agudo de miocardio del que Castro Beiras fue impulsor: “Puso de acuerdo a todos los médicos de las urgencias de todos los hospitales” en aras a mejorar la atención de la patología cardiaca por excelencia.

El médico del Chuac José Manuel Vázquez; José María Cruz, persidente de Honor de la SEC, y Lorenzo López Bescos, exvicepresidente de la sociedad científica.


Asimismo, Castro Beiras puso en marcha el Grupo Gallego de Estudios Cardiovasculares y anticipó que al menos un 5 por ciento de la población mayor de 30 años padece hipertensión arterial susceptible de exploración e incluso de tratamiento. “Hoy disponer de programas para controlar la tensión arterial en la Atención Primaria es muy común, pero no lo era en aquel momento en que lo promovió él”, ha subrayado su colega cardiólogo.

Por último, Vázquez también ha parafraseado al homenajeado al decir que “todos navegamos en el mismo barco” en alusión a los momentos de dificultad en la Medicina, y ha resaltado su entusiasmo por transmitir lo que sabía a los médicos internos residentes y adjuntos.

De izq. a dcha.: Francisco Pérez Gómez, ex secretario general de la SEC, junto con su esposa, Ana Vízcayno; el presidente de la SEC, Andrés Íñiguez Romo; Antonio Bayés, presidente de Honor de la sociedad científica al igual que Juan Cosín Aguilar (último de la imagen).


Francisco García Fernández, médico; Carlos Macaya y Francisca Burgos, ex secretaria ejecutiva de la SEC.


En la primera imagen, Javier Muñiz, secretario del Instituto Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de A Coruña, junto con el yerno de Castro Beiras, Andrés Sexto. A la dcha., Luis Rodríguez, vicepresidente de la SEC, e Ignacio Camacho, extesorero de esta sociedad científica.


Manuel Anguita, presidente electo de la SEC; Antonio Bayés y Vicente Bertomeu, presidente de Honor de la SEC.


Enrique Asín Cardién, presidente de Honor de la SEC. A la dcha., Luis Alfonso Pulpón, presidente de Honor de la sociedad científica, con su espoa Ángela Núñez.


Los ministros Ana Pastor y Alfonso Alonso consuelan el dolor de los familiares directos de Castro Beiras.


El médico Alfonso Castro Beiras proyectado en el auditorio que, en adelante, llevará su nombre en su honor.