Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

La sanidad privada consolida el empleo femenino; la pública lo destruye

En ambos sectores, la mayoría de las contrataciones más precarias se cubren con mujeres

Antonio Cabrera, secretario general de FSS-CCOO.
La sanidad privada consolida el empleo femenino; la pública lo destruye
Redacción
Jueves, 27 de julio de 2017, a las 12:00
La ocupación sanitaria femenina evoluciona de forma diferente en el sector público que en el privado. Según el último estudio monográfico de la FSS-CCOO sobre este colectivo, en la sanidad pública, las mujeres pierden empleo fijo, mientras que en el privado se consolida.

En concreto, entre 2012 a 2016, el sector público ganó 15.700 profesionales, pero destruyó 9.200 puestos ocupados por mujeres con contrato indefinido (mientras que el empleo masculino subió en 8.300 personas). Mientras, en el sector privado, aumentó el empleo en 23.500 personas, de las cuales, 7.500 son mujeres con contrato indefinido.

Sin embargo, y a pesar de estas cifras, el sindicato detecta que en ambos sectores, la mayoría de las contrataciones más precarias se cubren con mujeres. Tanto es así, que el porcentaje de contratos a mujeres a tiempo parcial en la pública alcanza casi el 34 por ciento, y en la privada, el 19 por ciento (casi la mitad). Esto provoca que la brecha salarial dentro del sector se agrava entre hombres y mujeres.

Por una parte, los contratos a tiempo completo en el sector público en 2016 suponen el 93,7 por ciento, frente al 6,3 por ciento de los a tiempo parcial (de estos, 33.600 correspondía a mujeres y 5.000, a hombres). “Teniendo en consideración las causas por las que se puede acceder a la reducción de jornada vienen fijadas normativamente la conclusión es obvia son las mujeres las que se encargan mayoritariamente de los cuidados familiares, tanto de ascendientes como de descendientes”, analiza el sindicato.

En el sector privado, por otra, el 80,4 por ciento de la contratación es de tiempo completo y el 19,6 por ciento de tiempo parcial, 2 puntos menos que el año 2015 y prácticamente en el mismo nivel que en el año 2012, siendo el 85 por ciento de las mujeres las que ocupan estos contratos. “En este caso habría que añadir otras causas a las ya apuntadas para el sector público y que tienen que ver con la flexibilidad interna de las empresas”.

Un sector cada vez más envejecido

Si se atiende por edades, el estudio detecta que la población asalariada del sector sanitario está envejecida en términos generales (trabajadores con más de 55 años). “Es verdad que la incorporación al trabajo en la actividad sanitaria se produce de manera más tardía al ser en su mayoría profesiones para las que se requiere titulación habilitante pero esta característica es aplicable tanto al sector público como al privado”, alerta CCOO.

Por sectores, el informe detecta que la privada tiene una pirámide poblacional que se corresponde con la edad de entrada en el sistema y que mantiene el equilibrio entre franjas de edad, o lo que es lo mismo, el mayor porcentaje de trabajadores tienen entre 25 a 44 años. La pública, en cambio, muestra un comportamiento más envejecido, ya que le mayor volumen de trabajadores tienen entre 44 a 54 años, seguidos de los de 54 a 64 años.