Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Política Sanitaria > Sanidad hoy

España paga 370.000 euros para adaptar su información clínica

El Gobierno renueva su acceso a la Terminología, esencial para la modernización del sistema sanitario

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat.
España paga 370.000 euros para adaptar su información clínica
Redacción
Viernes, 31 de marzo de 2017, a las 15:40
El Consejo de Ministros, a propuesta de la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ha aprobado este viernes el pago de la cuota de 396.663 dólares estadounidenses (370.700 euros aproximadamente) a la Organización Internacional para el Desarrollo de Estándares de Terminología Sanitaria (Ihtsdo).

Ihtsdo distribuye los recursos de Snomed CT, una terminología clínica que constituye un elemento clave para que el Sistema Nacional de Salud pueda contar con receta electrónica y con historia clínica interoperable, ya que el intercambio de información clínica es posible gracias a que las comunidades autónomas adoptan un lenguaje estandarizado. Además de eso, esta terminología se utiliza para codificar, recuperar, comunicar y analizar datos clínicos, permitiendo a los profesionales de la salud representar la información de forma adecuada, precisa e inequívoca. Este vocabulario normalizado es lo que permite la representación del contenido de los documentos clínicos para su interpretación automática e inequívoca entre sistemas distintos, de forma precisa y en diferentes idiomas, facilitando el uso de la información relevante para la toma de decisiones clínicas.

España pertenece a Ihtsdo, organización que distribuye estos recursos, junto a otros 29 países, desde 2009. El pago de la cuota permite a los países disponer de esta terminología, que es esencial para la modernización del sistema, y distribuirla a hospitales, centros de salud y otras empresas del sector sanitario. Además, la pertenencia de España a la Ihtsdo permite que se hagan ampliaciones de contenido válidas para el territorio nacional.

Con el proyecto de historia clínica y la receta electrónica interoperable, para los que es necesario contar con esta terminología, se persigue que la información relevante del paciente esté accesible para facilitar la asistencia sanitaria en todo el territorio, ya que la movilidad de los ciudadanos hace que habitualmente se demande atención sanitaria o seguimiento de tratamientos en un lugar distinto al de residencia habitual.