La DGT da un empujón a la prohibición de fumar en los coches

La institución matiza que no es una medida de tráfico sino de Salud Pública

Pere Navarro, director de la DGT.
La DGT da un empujón a la prohibición de fumar en los coches
dom 23 septiembre 2018. 14.00H
J.F.
Cada vez son más las voces que se alzan a favor de prohibir fumar en los coches, la última de ellas la propia Consejería de Salud catalana, que se suma a la petición de tres sociedades médicas de la talla de Semergen (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), Separ (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) y Semt (Sociedad Española de Medicina de Tráfico), que ya se lo han trasladado a la DGT. Por su parte, fuentes del organismo han confirmado a Redacción Médica que  "aunque no es una medida suya, la aplaudirían si las Consejerías o Sanidad la implantara". 

Las sociedades quieren que se prohíba fumar en el interior del vehículo, independientemente de quien sea el conductor. Entre los motivos esgrimidos están los efectos perjudiciales para la salud de los ocupantes del vehículo, así como las distracciones que provoca, ambos de suficiente gravedad como para que se legisle en esta dirección.


Sanciones por fumar


En contra de esta medida se han manifestado los consumidores, que han defendido poder hacer lo que crean conveniente en su vehículo privado. Aunque la normativa de tráfico no ha prohibido fumar en el interior del coche, sí contempla la posibilidad de sanción por parte de las autoridades si consideran que el fumador está incumpliendo con sus obligaciones, recogidas en el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación y son la base por la que otras acciones como beber, maquillarse o llevar el torso desnudo puedan ser sancionadas igualmente por los agentes, ya que el conductor está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía.

Y es que esta puede verse en peligro, por ejemplo, si el conductor enciende un cigarrillo porque impide coger el volante con seguridad durante cuatro segundos que pueden ser decisivos y mermar la capacidad de reacción. las distracciones al volante son la principal causa de mortalidad en carretera, causando el 30% de los accidentes de tráfico graves o mortales.


Calidad del aire 


Pero el tabaco no sólo provoca distracciones que puedan acabar en tragedia, su consumo en un espacio tan cerrado contamina el ambiente y perjudica la salud de los que se encuentren en el interior del vehículo. En el interior de un espacio pequeño mal ventilado, los fumadores pasivos están expuestos a una concentración de humo treinta veces superior a las de la habitación de un hogar. Por eso, las autoridades sanitarias hacen hincapié en la especial vulnerabilidad de los niños, pues su sistema pulmonar está por desarrollar y la exposición al humo del tabaco puede producirles cuadros catarrales, problemas bronquiales y futuras patologías pulmonares.

Países como Inglaterra, Francia o Australia y algunos estados de EE. UU. ya han prohibido el consumo de tabacoen vehículos privados en presencia de menores. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.