21 de septiembre de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 21:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Hacienda pide al médico tributar pagos que nunca recibe "de forma directa"

Facme pide a Sanidad que aclare la hoja de ruta para solucionar el problema de la fiscalización de la formación médica

Fernando Carballo, presidente de Facme.
Hacienda pide al médico tributar pagos que nunca recibe "de forma directa"
Redacción
Viernes, 26 de mayo de 2017, a las 12:00
La “insistencia” desde el Ministerio de Hacienda de que los profesionales sanitarios declaren unos ingresos "que no se producen de forma directa solo añade perplejidad, confusión, inquietud e incomprensión”. La Federación de Asociaciones Científico Médicas de España (Facme) ha querido reafirmar su postura –que ya dejó clara con un manifiesto el pasado marzo– sobre la posible fiscalización de la formación continuada ante el informe de Agencia Tributaria que concluía con la obligatoriedad de declarar las ayudas de la industria a la asistencia a congresos.

La federación quiere recordar que el Ministerio de Sanidad se encuentra en sintonía con la posición de los médicos y que el partido de Gobierno también se muestra de acuerdo con que los profesionales sanitarios no tengan que tributar por esa formación. No obstante, “y ante la insistencia informativa de Hacienda”, Facme pide a Sanidad una información clara sobre la hoja de ruta planteada para solucionar esta cuestión.

Además, comparte plenamente el análisis hecho desde la Sociedad Española de Cardiología, que se adelantó al resto de sociedades médicas para acusar a Farmaindustria, la patronal de la industria farmacéutica, de decidir unilateralmente la tributación de los gastos formativos y hacer públicos datos de los médicos, atentando a su intimidad.

El próximo 31 de mayo se celebra la asamblea de presidentes de sociedades científicas, de la que “surgirán mandatos que Facme ejecutará con diligencia y de conformidad a la voluntad de sus sociedades afiliadas”, asumiendo un liderazgo unificado de las especialidades para resolver esta situación, en la que los médicos se sienten “víctimas y desde luego no culpables por la ausencia de los debidos desarrollos normativos que ya en este momento resultan urgentes”.