13 nov 2018 | Actualizado: 18:50
Política Sanitaria / Sanidad hoy

España triplica su implantación de la receta electrónica en cuatro años

En la última legislatura, el SNS ha pasado de integrar el 31 por ciento de las recetas electrónicas al 87 por ciento

Javier Castrodeza, secretario general de Sanidad.
España triplica su implantación de la receta electrónica en cuatro años
dom 11 diciembre 2016. 17.50H
@cristinaalcalal
La implantación de la receta electrónica ha vivido sus mejores años de esplendor en la última legislatura. Tanto es así, que su integración en el Sistema Nacional de Salud (SNS) ha triplicado su crecimiento en los últimos cuatro años, pasando de estar disponible en el 31 por ciento del territorio en 2011 al 87 por ciento en 2015, según informa el secretario general de Sanidad del ministerio, Javier Castrodeza.

“La interoperabilidad sanitaria es uno de los retos más importantes del SNS que debemos consolidar en esta legislatura”, ha reconocido Castrodeza durante una jornada del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), donde se presentaba en sociedad su herramienta ‘mi e-Salud’. Según el secretario general del ministerio, “las herramientas e-health aportan calidad, seguridad, equidad y cohesión al sistema sanitario” y su integración debería “ser una prioridad, independientemente de dónde se encuentre el paciente”.

Privada, pacientes e ingenieros, a una con su implantación

Una idea que comparten los diferentes actores que integran el SNS. Para la sanidad privada, “nada contribuye más en el cambio del sistema que un paciente informado y eso solo se consigue con las herramientas más innovadoras”, según ha explicado el secretario general del IDIS, Luis Mayero. Ya que “poner la información a disposición del usuario no es para que él mismo se diagnostique, sino para ayudar a los profesionales a cambiar y mejorar el proceso asistencial”, añade Ángel Blanco, director de Organización y Procesos de Quirónsalud.

Para los ingenieros, “la gestión de los datos interoperables ayuda en el avance de la Medicina predictiva”, pero lamentan que su desarrollo no “sea uno de los objetivos de nuestras organizaciones sanitarias”, según ha puesto en relieve Luciano Sáez, presidente de la Sociedad Española de la Informática de la Salud. Por lo que desde este colectivo piden “una estrategia nacional de interoperabilidad sanitaria, donde colaboren de manera intensa el sector público y el privado e integren también el espacio sociosanitario”.

Los pacientes, por su parte, piden poner en marcha ya este proyecto, ya que se sentirían más seguros al temer “un sistema fiable y completo de los datos clínicos con todas las entidades sanitarias”, según Antonio Bernal, presidente de la Alianza General de Pacientes. 

El intercambio de recetas electrónicas, aún en despegue

A pesar de que la interoperabilidad de la receta electrónica ha tenido un gran impulso en los últimos años, el intercambio de este avance entre las comunidades autónomas va más retrasado. De hecho, solo cuatro regiones en España pueden intercambiar recetas entre sí (Navarra, Castilla-La Mancha, Extremadura y Canarias), frente a siete que esperan impulsar sus proyectos en los primeros meses de 2017 (Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja, Baleares, Andalucía y Murcia).

En aquellas donde aún no ha echado a andar esta iniciativa (como es el caso de la Comunidad de Madrid y Cataluña) se debe porque son las regiones más pobladas y, por lo tanto, más complejas para implantar este modelo. Sin embargo, en ambos casos, sus consejerías de Sanidad ya están trabajando para adaptar las pautas del ministerio y poder contar con la receta electrónica intercambiable lo más pronto posible.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.