El SNS registra más de 2.000 muertes y 44.000 infecciones al año por resistencia bacteriana

España, séptimo país europeo con mayor consumo de antibióticos


17 nov 2022. 18.45H
SE LEE EN 3 minutos
España se ha situado como el séptimo país con mayor consumo de antibióticos por habitante del conjunto del continente. Un estudio publicado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) ha estimado que 20 de cada 1.000 ciudadanos hace uso de estos fármacos al día, ya sea por prescripción de Atención Primaria o como resultado de una hospitalización. Una cifra que representa casi cuatro puntos más que la media de 16,4 del bloque comunitario.

El Sistema Nacional de Salud (SNS) cuenta con el séptimo peor resultado de los 27 países miembro de la Unión Europea. La tabla la lidera Rumanía con una tasa de 25,7 por cada 1.000 habitantes, seguido de cerca por Chipre (25), según los datos del informe. Un escalón por debajo aparecen países como Bulgaria (24,4), Grecia (23,5), Francia (21,5) o Polonia (20,2). En contraposición, los mejores resultados los arrojan territorios como Países Bajos (8,3), Austria (8,8), Estonia (10,1), Suecia (10,1) o Eslovenia (10,2).

A pesar de la posición en la que se encuentra España, la tendencia hacia reducir progresivamente el consumo de antibióticos se ha convertido en una realidad en los últimos años, tal y como se ha fijado la Unión Europea como objetivo. Los datos de 2021 contrastan con el pico alcanzado en el año 2017 cuando la tasa se llegó a situar en una media de 26,8 por cada 1.000 habitantes. Por entonces se trataba del tercer peor dato tras Chipre y Grecia.


Muertes e infecciones por resistencia bacteriana


Rebajar estas cifras se ha convertido en uno de los grandes objetivos de la Comisión Europea para tratar de paliar el impacto que produce la resistencia a los antibióticos entre los pacientes del bloque comunitario. El ECDC ha calculado que en España se produjeron un total de 44.329 infecciones como resultado de este fenómeno, mientras que 2.023 personas perdieron la vida por este motivo en el año 2020, el último con registros oficiales.

La cifra, en todo caso, se encuentra lejos del máximo alcanzado por el SNS en su serie histórica. En 2019 los fallecimientos vinculados a la resistencia bacteriana alcanzaron los 2.731 en el conjunto del territorio nacional, mientras que el volumen de enfermos con una infección se cifró en 58.109.


1.500 millones de gasto adicional 


La Unión Europea considera que la resistencia a los antibióticos supone uno de los “mayores riegos para la salud humana” en el viejo continente. Cada año fallecen por esta causa cerca de 35.000 personas en el bloque comunitario. Además, los esfuerzos sanitarios para hacer frente a estos síntomas suponen un gasto sanitario adicional de 1.500 millones de euros para los sistemas de salud de los 27 países miembros. 

Sin embargo, la tendencia es positiva. El último Eurobarómetro ha estimado que un 23 por ciento de la población ha consumido antibióticos en el último año, lo que representa la cifra más baja desde el año 2009. Aunque todavía hay un 8 por ciento de los encuestados que ha decdido hacerlo sin tener una receta médica para ello.

En el caso particular de España, la cifra es ligeramente superior. Hasta un 30 por ciento de la población ha reconocido que ha recurrido a estos medicamentos en el último ejercicio. Pero la tendencia es la misma, ya que son 12 puntos por debajo de 2018. La buena noticia es que únicamente un 5 por ciento lo ha hecho sin la prescripción de su médico.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.