25 de mayo de 2017 | Actualizado: Miércoles a las 22:30
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El ‘New York Times’ pone la sanidad española y su AP como ejemplo para EEUU

Alaba el modelo de centros de salud y apuesta por usarlo como referente

Un centro de salud de Tres Cantos (Madrid).
El ‘New York Times’ pone la sanidad española y su AP como ejemplo para EEUU
Redacción
Jueves, 11 de mayo de 2017, a las 13:30
A pesar de que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha logrado derogar el conocido como ‘Obamacare’, el recién aprobada American Health Care Act (AHCA) de 2017 tampoco convence en un país en el que el debate sobre cuál debe ser y cómo se debe articular el modelo sanitario es más intenso y está más caliente que nunca.
 
Son varias alternativas las que se ponen sobre la mesa, y entre ellas se ha encontrado España. En un artículo titulado ‘What Spain Gets Right on Health Care’, la cabecera The New York Times propone en modelo español de Atención Primaria y sus centros de salud pagados con dinero público como solución al problema financiero que podía representar el Obamacare (por exceso) y el AHCA (por defecto).
 
“En la década de los 80, España creó centros de salud comunitarios financiados con impuestos en un radio de 15 minutos de cada ciudadano. Esto mejoró mucho las medias de salud y proporcionó una buena Atención Primaria basal para todos en el país”, indica el texto..
 
Su autora, Carolyn McClanahan, considera que de esta manera la administración evita el pago de los intermediarios, que en Estados Unidos son las aseguradoras. “Les pagamos grandes cantidades de dinero por el privilegio de ser intermediadoras en actividades de atención primaria no asegurables” o no aseguradas. Esta es, en parte, la razón por la que hasta el 30 por ciento de la inversión de cada americano en salud es para costes administrativos.
 
Con el modelo español, según McClanahan, el gobierno de Estados Unidos fundaría sus propios centros de salud, que “proporcionaran una gama amplia y bien definida de servicios, incluida la atención primaria, con horarios de fin de semana y noche, telemedicina, productos farmacéuticos básicos y educación para pacientes crónicos”.
 
Añade que “cualquier persona podría usar un centro de salud comunitario sin verificación de ingresos, gratis”, pudiendo todavía acceder, quienes lo desearan, a proveedores privados de AP, “pero tendrían que pagar por ello directamente”. Asegura que esta iniciativa redundaría en ahorro y eficiencia de la prestación. 

Acceda al artículo publicado en el New York Times