Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El FMI no apretará las tuercas en sanidad hasta que haya Gobierno

España ya rechazó las sugerencias del organismo de que extendiera el copago en su sistema sanitario

Andrea Schaechter, nueva responsable del FMI para estudiar la situación económica en España.
El FMI no apretará las tuercas en sanidad hasta que haya Gobierno
Redacción
Miércoles, 13 de abril de 2016, a las 10:15
El Fondo Monetario Internacional (FMI) dejará ‘tranquila’ la sanidad española hasta que no haya nuevo Gobierno, lo que supone que no instará al Ejecutivo interino a reforzar el copago de los contribuyentes ni a recortar el presupuesto público destinado a la sanidad de acuerdo con una información que publica este miércoles el diario generalista El País.

Aunque resulta habitual que el organismo internacional altere su calendario en función de los periodos electorales de los distintos países, en España no existe parangón de un gobierno en funciones tan prolongado.

Si a ello se une la razonable previsión de un Ejecutivo resultante de un pacto in extremis o incluso de una repetición de los comicios que no dispondrá de mayoría parlamentaria, resulta harto probable que las exigencias del FMI en materia de política sanitaria, cuando lleguen pasado el primer semestre del año, sean desoídas una vez más.

En efecto, la instrucción del FMI en ese sentido llevada a cabo en 2015 y en la que se incluía en un informe dirigido a España la extensión del copago en su sistema sanitario público, fue rechazada por el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien también cerró la puerta a otras demandas de la delegación comunitaria de visita en el país en 2013 para elaborar otro documento como, entre otras, una reducción de los salarios  y de las cotizaciones de los trabajadores.

Por el momento, el FMI ha designado a nuevo responsable para explorar la situación económica española pero se mantiene a la espera de que transcurra la primera mitad del año para dar con un Gobierno estable aunque, previsiblemente, con poca fuerza ejecutoria en el Parlamento.