26 de junio de 2017 | Actualizado: Lunes a las 19:10
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El colmo sanitario en EEUU: cobrar por tocar a los hijos recién nacidos

La factura de un parto ha incorporado un suplemento de 35 euros por permitir cargar al bebé tras una cesárea

Ryan Grassley y su esposa Lidia posan con el recién nacido Samuel.
El colmo sanitario en EEUU: cobrar por tocar a los hijos recién nacidos
Redacción
Miércoles, 05 de octubre de 2016, a las 16:00
Un suplemento de 35 euros. Ese ha sido precio que han tenido que pagar unos padres en Estados Unidos para poder coger en brazos a su bebé recién nacido tras una cesárea. La historia de Ryan Grassley (de 37 años) y su esposa Lidia (de 35 años) ha dado la vuelta al mundo, ante la peculiar tasa impuesta por el beneficio de tener un contacto de piel a piel con el pequeño Samuel.

La pareja asegura que, a pesar de realizarse la cesárea, no se registraron complicaciones en el nacimiento de su hijo. Una vez terminada la operación, fue la propia enfermera la que ha ofrecido a Lidia la posibilidad de sostener a su hijo, quien aceptó, mientras que el padre se acercaba para posar para una foto que tomó la profesional sanitaria. El momento, inmortalizado en la cámara, también ha quedado impregnado en la factura médica, por un valor de 39,35 dólares. 

La imagen de la factura compartida por Ryan Grassley en las redes.

La imagen de la factura compartida por Ryan Grassley en las redes. 

En total, el nacimiento de Samuel tuvo un valor de 1.626 dólares. Al detallar los gastos, el padre tomó el suplemento con humor, aunque compartió su sorpresa a través de las redes sociales, específicamente en Reddit. En poco más de 24 horas, la publicación contaba con 3,7 millones de visitas y varios miles de comentarios de gente que intentaba de encontrar una explicación ante semejante cobro.

Hasta ahora, la única explicación con un mayor sentido es que, al realizarse el contacto directo, tenga que estar presente una enfermera adicional en la sala, cuya única función sea el controlar los movimientos del bebé y los padres para garantizar la total seguridad del neonato. No obstante, no deja de ser una suposición.

Ryan Grassley ha aprovechado la situación para iniciar, en broma, una campaña a través de la plataforma ‘GoFundMe’ para recaudar los 39,35 dólares que le cobraron por tocar a su hijo. En la propuesta agrega que con el dinero sobrante se someterá a una vasectomía porque no quiere “volver a pasar por estas noches sin dormir por culpa de un bebé”.