23 de julio de 2017 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

El Colegio de Médicos de Sevilla evita un rechazo rotundo a la homeopatía

Reconoce su falta de rigor científico, pero no rechaza su práctica de forma tajante

Juan Bautista Alcañiz, presidente del Colegio de Médicos de Sevilla.
El Colegio de Médicos de Sevilla evita un rechazo rotundo a la homeopatía
Redacción
Viernes, 13 de enero de 2017, a las 13:00
Un comité de expertos del Colegio de Médicos de Sevilla ha emitido un dictamen sobre la práctica de la homeopatía, una serie de conclusiones en las que se reconoce su falta de rigor científico pero no se rechaza de forma tajante.
 
De hecho, concreta que “la homeopatía no está considerada actualmente una especialidad médica, y tampoco un área de competencia profesional, ni un área de capacitación específica o una disciplina científica. Por otro lado, carece de cuerpo de doctrina asumible por la comunidad científica internacional”.
 
Así mismo, recuerda que “el fundamento de la medicina del siglo XXI se basa en el método científico actual, el cual se sustenta en el conocimiento de las ciencias básicas, en el razonamiento detallado del proceso de enfermar, así como en el desarrollo de procedimientos diagnósticos y terapéuticos que se fundan en todo lo anterior y en la observación y experimentación. Todo ello conduce a la evidencia clínica de la eficacia terapéutica a través de ensayos controlados con metodología rigurosa”.
 
Todos ellos son  principios a los que “la homeopatía escapa, en el presente”. Sin embargo, este comité advierte también que “es una práctica que realizan algunos médicos colegiados, sin que exista impedimento oficial ni extraoficial para ello”.
 
Además, indica que “el talante liberal  obliga a no imponer impedimento alguno para que las sociedades de médicos homeópatas estimulen la necesaria y auténtica investigación científica, al objeto de que, en su caso, se pueda obtener el reconocimiento al que  aspiran y del que actualmente carecen. Se apunta con nítida claridad  que, en este campo, no caben alusiones a un pasado elocuente o a elucubraciones anecdóticas, ni a referencias bibliográficas  carentes de rigor científico”.